James: “Jode que digan que estoy gordo y que no me cuido”

El colombiano responde a las críticas tras un partido en el que asistió, en fuera de juego, a Benzema en el gol del empate y gozó de buenas ocasiones cuando jugó en el centro

“James está comprometido”. Así zanjaba Zinedine Zidane la pregunta de un periodista cuando se le preguntó por el estado del colombiano en la previa del desplazamiento hasta Sevilla. Esperaba el Betis, un equipo revitalizado por Juan Merino, en un estadio, el Benito Villamarín, donde Zidane jamás conoció la victoria como jugador. Al Madrid le faltaba su futbolista más en forma, Bale, con su enésima lesión muscular a cuestas. Zidane se decantó por James para ocupar el puesto del galés por delante de opciones como las de Jesé o Lucas Vázquez. Una decisión controvertida, como también la de colocar a Danilo en la banda derecha de la defensa por Carvajal. El colombiano, curiosamente, solo ha marcado en Liga a los dos equipos de Sevilla. Dos tantos al propio Betis en la segunda jornada de Liga (victoria por 5-0) y otro tanto al Sevilla, al otro lado de la capital de Andalucía, en la derrota de los blancos frente al odiado rival verdiblanco. Buena parte de la primera vuelta se la pasó contrariado con Rafael Benítez.

James ocupó la banda derecha en ataque del Madrid. Pareció perdido, con una marcha menos, al mismo nivel de un equipo que se hartó de entrenar a lo largo de la semana y que pareció falto de chispa y desborde. Es lo que tiene hacer pretemporadas en pleno mes de enero. Tras el partido recibió la felicitación de Zidane. Sin embargo, las buenas palabras de su entrenador no tranquilizaron al colombiano, que respondió contundente a sus críticos. “Sé cuidarme y jode que duden de mí. Que no me cuido, que estoy gordo... Eso jode mucho. Le debo mucho al fútbol y esas cosas dejan mal a uno. Siempre entreno a tope, soy un gran profesional. No hay duda de que lo quiero dar todo. Lo que se dice de que salgo por la noche es todo mentira”, se defendió el colombiano ante la prensa.

James no tocó el balón hasta el minuto 13, cuando ya perdía su equipo con el golazo de Cejudo. El colombiano realizó una buena apertura a la banda, donde Danilo, por cierto, desperdició un centro tras otro en sus constantes subidas. Sin velocidad para correr la banda y a pierna cambiado, James fue mucho más eficaz con su juego en diagonal hacia el centro, mostrándose ante Modric y Kroos. Solo así siguió abriendo buenos balones a la banda, donde Danilo subía y bajaba, y donde, de vez en cuando, aparecía Benzema. Merino, en la banda, se dio cuenta y mandó a Ndiaye a tener muy en cuenta los movimientos del colombiano, quien realizó su mejor acción de la primera mitad en un gran lanzamiento de saque de esquina. El balón llegó perfecto al segundo palo después de una gran parábola. Pepe, solo, falló el remate de cabeza ante Adán.

El colombiano falló un gol cantado dentro del área pequeña

Ensimismado con el tanto, James falló un gol cantado dentro del área pequeña cuando no conectó con su pierna derecha un balón que se le quedó perfecta para lograr el empate. Otra vez lejos de la banda, buscando el territorio donde su juego se antoja más letal. Era el minuto 50.

De nuevo dentro del área, James tuvo otra clarísima ocasión cuatro minutos después, cuando se encontró con saque de esquina de Kroos perfecto para rematar de volea. Lo hizo con su pierna buena, la izquierda, pero el balón salió demasiado centrado, deteniendo Adán.

Rápido en el área, aunque en fuera de juego, James se desmarcó de cine en el área para asistir a Benzema en el gol del empate del Madrid. Siempre lejos de la banda, siempre volcado al área. Como cuando se sacó un tremendo disparo a los 78 minutos que sacó Adán de forma milagrosa. Fue su último servicio antes de ser sustituido por Jesé. Le dio un gran abrazo a Zidane.

Más información