Los clubes portugueses de Segunda jugarán con un futbolista chino

La multinacional de lámparas Ledman patrocinará el campeonato y obligará a tener técnicos y jugadores de su país en los mejores equipos de la categoría

Un chino y diez más. Así serán las alineaciones de los mejores equipos de la Segunda División del fútbol portugués según el acuerdo al que ha llegado la Liga de Fútbol Profesional con la multinacional china Ledman, fabricante de lámparas led.

Ledman ya patrocina en China las dos principales ligas del país, además de colaborar con la federación de fútbol en el desarrollo de este deporte. También es el proveedor, en la mayoría de los clubes de su país, de la publicidad y servicios basados en las lámparas de bajo consumo led.

Según explica en el anuncio oficial, la empresa Ledman se va extendiendo al resto de la cadena de la industria del fútbol asociándose a empresas dedicadas a los derechos televisivos. Posee el 25% de la suiza Infront Sports Media Group, propietaria de los derechos para la retransmisión del Campeonato Mundial entre otros servicios.

El presidente de Ledman, Martin Lee, aunque no explicó los términos económicos y televisivos del acuerdo, sí que puntualizó que su empresa será la encargada de proporcionar cada año diez jugadores chinos a los diez primeros equipos de la segunda liga portuguesa, que pasará a llamarse Ledman Proliga a partir de la temporada 2016-17. También aportará tres técnicos, que deberán integrarse como adjuntos al entrenador principal de los primeros clubes de esta división. El acuerdo firmado incluye una tasa de utilización de los futbolistas chinos.

"Escogeremos los mejores atletas chinos para participar en este intercambio y formaremos un equipo de profesionales para que se integren en Portugal", anunció Lee, según la agencia Lusa. Ledman pasará a poseer los derechos de imagen de los futbolistas del campeonato y la publicidad de sus partidos.

Sin embargo, las palabras de Martin Lee, en la presentación no coinciden mucho con las del otro firmante, el presidente de la Liga Profesional, el exárbitro Pedro Proença, que negó la existencia de la "cuota china", incluso dijo que el intercambio de jugadores chinos era "una posibilidad remota". "Fundamentalmente va a ser un patrocinio para la Segunda Liga, más allá de que se abran puertas para que se amplíe la Liga de Portugal en conjunto".

Horas después del acuerdo, tras las repercusiones habidas en Portugal, el patrocinador chino retiró del comunicado oficial el párrafo donde se hablaba de la incorporación de los 10 futbolistas chinos a 10 equipos.

En estos momentos, el fútbol profesional portugués no cuenta con futbolistas chinos. El asiático más famoso es el surcoreano Suk, recientemente fichado por el Porto. Anteriormente sí que jugó en divisiones inferiores, el chino Zhang que el pasado año fichó por el Rayo Vallecano español. Su técnico Jémez protestó entonces por la llegada de un futbolista impuesto por un patrocinador.

Zhang había jugado con los clubes portugueses del Mafra de Segunda División, Liria y Bira do Mar, antes de ir a Alemania y, posteriormente, a España. En la temporada 2013, el Mafra llegó a tener cinco futbolistas chinos en el equipo.

En la segunda liga portuguesa compiten los equipos B de los grandes, como es el caso del Porto -actual líder- Braga, Sporting de Lisboa y Benfica, por lo que serían estos equipos, generalmente entre los 10 primeros clasificados, los que integrarían al futbolista chino.

Aunque el deporte portugués carece de experiencias chinas, sí que su dinero ha llegado a Portugal, el país europeo con mayor inversión china en proporción a su PIB, cerca de 2.000 millones de euros (1% del PIB). Empresas chinas son dueñas o tienen mayoría en la red eléctrica REN, en el banco BESI y en clínicas de salud y seguros como Fidelidade.

Más información