Selecciona Edición
Iniciar sesión

Unzue: “En el Movistar estamos preparados para ganar el Tour”

El equipo ciclista de Nairo y Valverde, camino de cerrar tres años más de patrocinio con Telefónica

Antes de que Eusebio Unzue se sentara a comer y a hablar satisfecho de alargar tres años más, de 2017 a 2019, el contrato de patrocinio con el director general de Telefónica, Carlos López Blanco, lo que no hizo que se atragantara ninguno, según cuentan, y después de que López Blanco pidiera en público que “2016 debe ser el mejor año en los seis años de historia de patrocinio” y de que Unzue le respondiera que “están preparados para ganar el Tour, la carrera que le falta al Movistar”, tres fueron los asuntos más comentados entre las decenas de asistentes (el llamado mundillo del ciclismo) a la presentación del equipo ciclista de Nairo Quintana y Alejandro Valverde: el rapado de pelo de Valverde, el traje de Unzue, azul añil, hombros napolitanos de alta sisa, frunces en las costura de la manga y chaleco cruzado bajo la chaqueta, y el tratamiento estelar reservado para Quintana, quien quiere ganar el Tour y lo dijo en alto, que le desvela el llamado “sueño amarillo”.

Todo parecía tan simbólico, tan decidido por un experto en semiótica –el rapado al estilo de los ciclistas italianos con alopecia, pioneros de la moda, para conmemorar que Valverde debutará en el Giro a los 36 años; la distinción de Unzue, para recordar que el ciclismo también es un deporte de clase para gente con ella; el detalle de Quintana, el único ciclista del equipo que para hablar con la prensa se quitó culotte y maillot deportivos y vistió un traje a la medida de Scalpers igualito al del patrón, incluida corbata pintona—que la decepción que supuso conocer que, en realidad, sencillamente, solo había intervenido el azar en la puesta en escena fue inevitable, y estimulante.

“Me afeité la cabeza hace unos días, al cinco, pero cuando crezca el pelo no me lo volveré a rapar”, explicó Valverde, quien lleva desde la adolescencia luchando contra la caída imparable de su cabello. “Me queda mal porque se me ve mucho la cicatriz que me dejó el implante que me hice en 2008. El pelo del implante se mantiene, pero se cae el propio”. Unzue, en realidad, siempre ha vestido elegante y a la última, ya sea el año que tocaba cuello italiano en la camisa, ya sea el de la manga napolitana. “Y Nairo se puso el traje para retrasar su salida para hablar con los medios ya que no le apetecía mucho porque está cansado, recién llegado de Argentina”, explicaron en el equipo. “Y el traje se lo tenía que poner de todas maneras para contentar al sponsor”.

La casualidad ha tenido mucho peso real en toda la trayectoria del colombiano en el Movistar, equipo al que llegó en 2012 con 22 añitos recién cumplidos, y en su relación con Valverde, 10 años mayor y último líder histórico del equipo de Unzue. Su primer Tour, el de 2013, lo inició como aprendiz del murciano, quien perdió la carrera en un abanico mediada la carrera: Quintana dio entonces el paso al frente, terminó segundo y no retrocedió jamás en su marcha. Al año siguiente corrió el Giro para dejarle todo el esplendor del Tour final a Valverde, lo que le permitió ganar su primera gran ronda, y en 2015 terminó, paso previo al liderato en solitario, compartiendo podio en el Tour con el murciano que en 2016 da el paso atrás y acepta feliz irse a correr a Italia en mayo y ayudar a Quintana en julio en Francia.

Y si la maleta del colombiano se identifica por la significativa palabra inglesa air, el apodo también del gran Michael Jordan, la culpa es también del azar. “Estaba pegando mi nombre, Nairo, con letras autoadhesivas y estas empezaron a despegarse, y sin darme cuenta acabé poniendo solo air y me gustó porque es lo que quiero ser en la montaña, ligero como el aire y volar, y por eso lo dejé”, dije Quintana, quien ignoraba que Jordan hubiera registrado hace décadas el apelativo Air para sus proezas y sus Nike.

A las tres de la tarde, y la niebla aún sin levantar en Madrid, Valverde se fue con varios compañeros y auxiliares a Mallorca, donde el jueves empieza la primera carrera de una temporada en la que también descubrirá el Tour de Flandes. Nairo Quintana viajó a Valencia, donde se pasará varios días conociendo las montañas que subirá en la Vuelta, que nunca ha ascendido.

Más información