El Valencia se restablece en la Copa a costa de Las Palmas

Los de Neville, mejorados en su imagen, derrotan al cuadro canario y se sitúan en semifinales

Copa del Rey Cuartos

Así fue

Las Palmas
0
Valencia
1

FINALIZADO

Árbitro: Fernández Borbalán
  • 9 Tarjetas amarilla
  • 0 Tarjetas rojas
  • Gol
  • Gol 19 Rodrigo
  • Gol 19 Rodrigo
Las Palmas

4-4-1-1

Quique Setién

1

Lizoain

29

Nili

5

David García

16

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Aythami

19

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Juan Culio

20

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Jonathan Viera

24

Tana

8

Willian José

22

Cambio Sale Dani Castellano

Javier Garrido

11

Cambio Sale Wakaso

Momo

15

Cambio Sale Montoro Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Roque Mesa

25

Matthew Ryan

19

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Barragán

5

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mustafi

23

Abdennour

14

Gayá

10

Parejo

21

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

André Gomes

17

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Rodrigo

7

Negredo

15

Cambio Sale Danilo

Enzo Pérez

11

Cambio Sale Feghouli Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Piatti

Valencia

4-3-3

Gary Neville

En un ejercicio profesional y práctico, un Valencia con mejor cara aprobó sin alardes el examen ante Las Palmas, venciendo al equipo canario por la mínima con un gol de Rodrigo que sitúa al conjunto de Neville en las semifinales de Copa, la competición que le ofrece tranquilidad y satisfacción al técnico inglés desde que se hizo cargo del Valencia. Fue mejor el conjunto che durante una hora de partido, convencido en su propuesta, mejorado en su fútbol, solvente en defensa en el último cuarto de pasión de Las Palmas cuya especulación inicial le resultó contraproducente.

Con un once más reconocible que el que formó en Mestalla, Las Palmas, con ventaja en la eliminatoria, se mantuvo de inicio organizado, más conservador en su plan, dejando la intención al Valencia con más presión por conseguir un resultado que le llevara a semifinales. La actitud del conjunto che fue la adecuada, dispuesto desde el comienzo para justificar la supuesta mejor nómina de jugadores, no demostrada hasta el momento en una temporada para olvidar.

Se dejó querer el equipo canario dejando el esférico al Valencia. El cambio de proceder de Las Palmas resultó premeditado, entendiendo Quique Setién que al equipo che le cuesta generar fútbol, que podrían ser cazados en algún contragolpe. El Valencia proponía un ritmo alto de partido, mientras los isleños se conformaban con el control y la pausa. La presión alta de los valencianistas surtió efecto a los 20 minutos, en una acción letal, tras robar el esférico, abrir al costado derecho desde donde André Gomes cuyo centró raso al punto de penalti que fue empujado a gol por Rodrigo.

El gol premió a un Valencia comprometido y con más vitalidad que Las Palmas cuya estrategia necesitaba revisar ya que la ventaja che intercambiaba los papeles. El grupo de Neville siguió a lo suyo, más armónico que en anteriores partidos bajo la dirección del técnico inglés, acumulando efectivos en defensa y ataque, asociándose en el centro del campo Parejo y André Gomes bien secundados por el despliegue físico de Enzo Pérez, con Rodrigo y Piatti percutiendo por las bandas, con Negredo de pivote en el ataque.

Con la posibilidad de alcanzar la semifinal, Las Palmas tensó el encuentro, apareciendo fricciones y roces leves entre los protagonistas, circunstancia que podría beneficiar más a los canarios necesitados de virar el guión. Ni a balón parado inquietaban los locales al Valencia que pudo sentenciar la eliminatoria en un par de contras mal ejecutadas, en particular una de Negredo en la que se plantó ante Lizoain y no supo resolver la situación en la dicotomía de si lanzar a puerta o asistir a Piatti.

También la tuvo Rodrigo en la segunda mitad, elevando desviado el esférico a la salida desesperada de Lizoain, con el Valencia sin perder el paso y la ambición. En una acción aislada, Momo encontró respuesta en Ryan en una parada salvadora. En el último tramo, aumentó los decibelios el conjunto canario propiciando la imprecisión en los valencianistas, por el contrario, metidos en faena, obligados a retroceder unos metros y refugiarse en torno a Ryan para proteger un resultado que le sitúa en las semifinales.

Más información