Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Barcelona-Atlético, duelo de líderes en el Camp Nou

Barça y Atlético se miden por el primer puesto de la Liga en un choque de estilos entre la inspiración y la puntería de los delanteros azulgrana y la rocosa defensa rojiblanca

En el Cerro del Espino se va a sudar. Si se hace con una sonrisa en la cara, mejor que mejor porque eso significa que no sólo se ha asimilado sino que se disfruta de la teoría de que no se negocia con el esfuerzo. Es la cultura del Cholo Simeone, que concibe el fútbol como un ejercicio de esfuerzo donde lo importante es ganar. Y funciona porque su equipo tiene equilibrio en ataque y en defensa, las dos fases del juego. Pero sobre todo, en esta temporada, tiene un cerrojo en la portería que es bien difícil de perforar. En la ciudad deportiva del Barcelona, aunque también se trabaja porque Luis Enrique se inclina por esa ilustración del fútbol, parece lógico que las risas acompañen al juego alegre del equipo. También hay equilibrio, pero la tesis pasa por tener la pelota lo más alejada de casa, por lo que el ataque es primordial. Así, esta noche se mide Atlético, el equipo que menos goles encaja (8 en la Liga), ante el Barça, el segundo que más celebra (52 por los 58 del Madrid, líder en la estadística).

Entiende Luis Enrique que su equipo debe llevar la pelota hasta los tres mosqueteros (Messi, Luis Suárez y Neymar), que tiran de imaginación y arte para resolver los entuertos. Bien a la contra; bien con juego de posición y posesión. “En Can Barça los medios siempre han tenido una gran importancia. Lo que pasa es que el balón tiene que llegar a los delanteros porque sabemos que ellos van a crear ocasiones y marcar. No me parece una idea mala, ¿no?”, explica Piqué. “Con ellos todo es más fácil”, abunda Iniesta. Y Hristo Stoichkov, exjugador azulgrana, intercede: “Los tres son unos fenómenos y cualquier entrenador los tendría en su equipo con los ojos cerrados. Pero el éxito viene dado porque el Barça lleva muchos años con el 4-3-3. Y desde Johan siempre se ha mantenido la posesión para que participe todo el equipo y arriba se termine la jugada”.

“Se puede ser campeón con 100 goles a favor o con 16 en contra”, dice Kiko Narváez

Y lo hacen de maravilla porque el Barcelona, aunque es el segundo equipo que más remates realiza (329 por los 418 del Madrid, líder en la estadística y lejos del tercero, un Atlético que se queda en 273), es el que mejor puntería tiene porque alcanza un 15,6% de efectividad en los remates (por el 14,2% del Eibar y Villarreal, y el 13,7% del Madrid). “Pero no sólo marcan”, explica Stoichkov; “sino que además son los primeros en defender para obligar al rival a tirar pelotazos o incluso para robar y definir en la contra”. Aunque frente al Atlético será de lo más complicado. “Es un equipo que defiende muy bien y domina todos los entramados del ejercicio. Y este año hace cosas distintas porque presiona más alto de lo habitual. Está muy trabajado, pero ya no nos sorprende”, conviene Luis Enrique. Tan efectivo es el equipo colchonero que ha dejado la portería a cero en 14 encuentros de la Liga (66,7% de las ocasiones). “El míster puso énfasis en este sentido desde la pretemporada”, apunta Giménez. “Y cuando metes un gol sabes que estás con muchas posibilidades de ganar porque somos un equipo muy sólido a los rivales les cuesta crearnos ocasiones”, abunda Filipe.

La obsesión del Cholo

Aunque los números explican que el Barça y el Atlético han recibido menos disparos que nadie en la Liga (207 por los 223 del Málaga, el siguiente en esta suerte), la cantidad de goles se divide en dos a favor del equipo de Simeone (ocho por 16). Poco le ha importado al equipo la grave lesión de Tiago, que ha encontrado con el 4-1-4-1 la solución a sus problemas, con jugadores de contención en la medular como Saúl, Gabi, Augusto y el más ofensivo Koke. “El Cholo está obsesionado con los mediocentros porque jugó toda su vida interior y sabe la importancia que tienen para restar líneas de pase”, desvela Kiko Narváez, exdelantero del Atlético. “Siempre quiere tener un jugador fijo por delante de la defensa, el cinco argentino o el tercer central. Un guardia que vigile su verdadero muro”, añade otro exrojiblanco como Milinko Pantic. “Aunque la fortaleza defensiva de Atlético se basa en que cada uno trabaja y sabe lo que tiene que hacer y lo hace muy bien”, interviene otro exjugador del Manzanares, José Francisco Molina. Y, como portero que fue, puntualiza: “En última instancia aparece Oblak, que para y evita goles”. Se suma Kiko: “Es sorprendente”. Y remata Pantic: “Sí, sí, es un espectáculo”. Ocurre que para ellos hay un futbolista clave, un central que dirige el cotarro. “Godín es la prolongación de Simeone en el campo y es uno de los cinco mejores del mundo en su puesto. Si está bien, la defensa está muy bien”, conviene Pantic. “Es el gran general, el auténtico líder que hace subir o bajar la línea de presión”, apostilla Kiko.

Se juega en el Camp Nou un duelo de líderes, un envite entre dos conjuntos con ideas dispares e idéntica finalidad. “Es el equipo que mejor juega ofensivamente contra el que mejor defiende”, resuelve Molina. “No hay debate de que el equipo con más potencial en ataque es el Barça; y que no hay equipo más solidario que el Atlético porque el doble pivote empieza ya con los dos delanteros”, se posiciona Kiko. “El Barça puede a veces no estar contento con su defensa, pero arriba lo compensa todo porque si reciben cinco, marcan seis”, ahonda Pantic; “lo ideal sería defensa del Atlético y ataque del Barcelona. Sería el deseo de todos los entrenadores”. Stoichkov amplía: “Son dos equipos ganadores. Cada uno trabaja bien lo suyo y dependen de su orgullo”. Y Kiko cierra: “Se puede ser campeón con 100 goles a favor o con 16 en contra”.

Más información