El desafío de tener a Arda Turan como rival

El centrocampista del Barça se mide por vez primera contra el Atlético, a la espera de exhibir la mejor versión de su juego

El representante de Arda Turan, su amigo y paisano Ahmet Balut, lo contó en un periódico turco: “Cuando me llamaron del Barcelona, le dije: ‘Tengo un regalo, nos vamos al Barça. Al principio, no se lo creía”. Un directivo del Atlético de Madrid, durante una sobremesa en un asador, enciende un puro y cuenta: “Todos los veranos había ofertas, pero él nunca dijo nada. Cuando este verano llamó a Miguel Ángel Gil diciéndole que quería hablar con él, intuimos que se iba porque era el Barça y él siempre hablaba de su juego, de Xavi, de Iniesta…”. Arda nunca lo había negado: “Messi es el mejor, pero Iniesta es mi ídolo”. Hoy cumple 29 años y jugará por vez primera contra su exequipo. “Sigo queriendo mucho al Atlético, será especial”, reconoce.

“Le hacía mucha ilusión fichar por el Barça”, asume su excompañero Juanfran, que se ha acostumbrado a no tenerle de su parte y recuerda: “Cuando estaba en el Atlético, con él éramos un equipo y sin él, otro distinto”. Tercia su excompañero Perea: “Ha pasado mucho tiempo sin jugar y eso afecta por la falta de continuidad. Pero tiene capacidad y con el tiempo acabará demostrando que ha sido un buen fichaje”.

Sigo queriendo mucho al Atlético, será especial

Arda Turan,  jugador del Barça

En Barcelona nadie lo duda, aunque algunos tuercen el gesto al pensar que pagar 34 millones, más siete por incentivos, por un jugador de 28 años, no es barato.

El caso es que encarcelado por la FIFA hasta el punto de que tuvo que ver la final del Mundial de Clubes sentado entre el público del estadio de Yokohama, a Arda no se le vio en el campo hasta enero. Durante ese tiempo, el vestuario descubrió a un tipo bromista y a un jugador de nivel, llamado a llenar el centro del campo, dulce como un dátil, y duro como la cáscara de un pistacho, muy del agrado de Luis Enrique. El asturiano le buscó para meterle presión a Iniesta y al tiempo darle la pausa al equipo que le aportaba Xavi, aunque desde el primer día se esforzara en marcar distancias con el catalán. “Que no me comparen con él”, pidió en su presentación.

“Por el perfil es un jugador que prefiere tener el balón a no tenerlo, y eso le favorece para adaptarse a un equipo como el nuestro. Cuenta con el inconveniente de no haber podido competir, pero ha podido entrenar durante cinco meses”, explicó Luis Enrique ayer, que recordó eso que siempre dice Xavi —“ser centrocampista en el Barcelona no es fácil”— advirtiendo: “Nuestro sistema es muy bonito cuando tienes la pelota, pero muy duro cuando no la tienes porque presionamos muy cerca de la portería rival y hay que correr muchos metros hacia atrás. Y eso exige mucho a los medios”.

Vaticina Simeone: “Arda se adaptará al juego del Barça porque se acomoda a todo lo que él quiera. Es un jugador que a esa manera de jugar que va ganando terreno en base a las combinaciones y no perder una pelota, le va a venir bien”. Y añade: “Va a ser un gusto y sufrimiento verlo de rival, pero estamos contentos porque él quería jugar en el Barcelona”.