Luis Enrique: “Me voy encantado”

El técnico destaca la capacidad de reacción del Barcelona a pesar de no estar “finos”

Hace tiempo que el Barcelona no completa un partido entero con buen fútbol. Ocurre, sin embargo, que le alcanza con media parte como contra el Málaga, con unos minutos ante el Athletic y con destellos frente al Atlético, equipo al que le tiene cogida la medida porque amplió a seis las victorias consecutivas. “Eso depende de los jugadores porque con el Celta el Cholo me ganó los dos”, reflexionó el técnico azulgrana, Luis Enrique.

El triunfo descarta la cuesta de enero —ha contabilizado el Barça nueve victorias en 10 encuentros desde el Mundial de Clubes—, y le atornilla con un partido menos como líder en solitario, con tres puntos sobre el propio Atlético y a siete del Madrid, que hoy se batirá con el Espanyol. “Me quedo con la capacidad que tiene mi equipo para sufrir. Es que estamos tan mal acostumbrados en estos lares que parece que si no haces un 4-0 no juegas bien. Pero nada más lejos de la realidad”, replicó Luis Enrique, poco dado a la autocrítica cuando se gana porque nunca escondió que de eso se trata, por más que si se juega bien, mejor que mejor. Ayer, en cualquier caso, se limitó a ganar el Barcelona, que ni siquiera ante nueve —expulsados Filipe Luis y Godín por entradas feas y a destiempo— supo gobernar el duelo ni definirlo.

"Es que estamos tan mal acostumbrados en estos lares que parece que si no haces un 4-0 no juegas bien", dice Luis Enrique

No atendió el Barça al juego porque bien vale una victoria ante un rival directo. “Me voy encantado como cada culer”, sentenció Luis Enrique; “es una jornada importante porque sumamos, pero queda mucho”. Así se posicionó el vestuario. “Estoy contento por el resultado en un partido complicado como lo son siempre ante el Atlético. Nos hace salir fortalecidos; era importante tomar un poco de distancia”, resolvió Mascherano. “Estamos felices por los tres puntos; teníamos desgaste y no estábamos finos. Pero hemos sacado el partido adelante y hemos conseguido dar un golpe al rival que teníamos más cerca”, amplió Bravo. La firmeza de los resultados, sin embargo, no esconde las deficiencias del equipo.

“Nos faltó chispa”

“En la segunda parte el objetivo era cerrar el partido e intentar solventarlo. Pero no hemos sabido hacerlo ni generar ocasiones. Nos hemos separado en algunos momentos”, explicó Luis Enrique, que no quiso darle más vuelo a las pegas. No así los futbolistas. “Nos faltó esa chispa que en otros partidos conseguimos. Veníamos del esfuerzo de la semana ante el Athletic…”, justificó Mascherano, que definió la segunda parte de “espesa”. Bravo también se posicionó: “Nos faltó concretar el gol de la tranquilidad. Ellos defienden bien, están en gran forma. Pero el fin era ganar”. Y Luis Enrique concedió: “El Atlético ha sabido meterse en situación defensiva y no hemos estado del todo finos”.

Destacó el técnico, en cualquier caso, la reacción de su equipo tras el tanto inicial de Koke. “Me quedo con una gran respuesta ante un rival difícil. Nos ha costado entrar en el partido, pero ha servido para espabilarnos y hacer unos minutos finales de la primera parte muy buenos”. Y Mascherano completó: “Queda un largo camino, pero siempre es importante sacar ventaja a rivales directos. Hemos hecho nuestro trabajo”.

Más información