Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zidane libera a Modric

El croata, sin agobios tácticos, recobra protagonismo en el centro del campo del Madrid: recupera lo mismo que con Benítez, pero da muchos más pases

A Toni Kroos se le ha quitado el color rojo asfixia de la cara. Ya no parece ahogarse en el centro del campo del Madrid. A Luka Modric nunca le ha faltado oxígeno, pero, con Zinedine Zidane en el banquillo, el croata ha recuperado su mejor versión. El recital de pases que dio la semana pasada ante el Betis es sólo uno de los síntomas de que ha vuelto a coger el mando del juego. Modric juega liberado. Ya no le entregan un manual de órdenes tácticas que estudiarse antes de saltar al campo.

“Luka aporta muchísimo al equipo, es un jugador de mucha calidad y lo que intento es no agobiarle con muchas órdenes. Sabe qué hacer con la pelota y sabe que tiene que hacer en el campo, lo único que hablo con él antes de los partidos son un par de detalles defensivos, dos, tres cositas”, explicó ayer Zidane en la víspera del partido contra el Espanyol (20.30, Canal+ Partidazo). Esas cositas no le agobian más de la cuenta.

Es decir, Modric sigue con su labor de coberturas y ayuda cuando el equipo no tiene el balón —desde que llegó al Madrid en verano de 2012, además, ha aprendido a meter el cuerpo y a defender mejor el balón—, pero el juego ahora pasa por sus pies. Como cuando le dirigía Carlo Ancelotti.

Modric manda en corto y en largo. Y se incorpora más a la zona de ataque. Le favorece que Zidane aborrezca el pelotazo. Quiere el técnico francés que los defensas saquen el balón jugado. Con más posesión y toque, Modric se convierte en el mando del equipo.

Ha recuperado presencia en la creación sin descuidar las labores defensivas —el tan deseado “equilibrio”—. El croata recupera el mismo número de balones que con Benítez (5,8 por partido por los 5,6 que lleva en los últimos tres partidos); pierde alguno más (12 por 10), pero se hincha a dar pases. Con Benítez promediaba 67,5 por partido (62 buenos) y con Zidane esa cifra ha pasado a 98 pases por encuentro (92 buenos). Eso y las acciones en las que participa (83 por partido con Benítez, 115 con Zidane), hablan del liderazgo que ha asumido. O ha vuelto a asumir como acostumbrada en la época de Ancelotti.

Con Benítez promediaba 67,5 pases por partido (62 buenos); con Zidane,  98 (92 buenos). Las acciones en las que participa han pasado de 83 a 115

Decía Zidane el año pasado que el jugador del Madrid que más se le parecía técnicamente era Isco. ¿En qué escalón está Modric?, le preguntaron ayer. “Si me pongo a hablar de la calidad técnica de mis jugadores estamos aquí hasta mañana… ¡Qué gran problema tengo!”, bromeó el técnico francés. “Las cosas que hace con el exterior me impresionan”, concedió finalmente. “Físicamente ha mejorado, necesitaba trabajar más, igual que el resto del equipo”, añadió Zidane.

Fue el segundo recado del día que le envió a Benítez. Primero el de dejar respirar a sus jugadores y no agobiarlos tácticamente, y luego el de la preparación física. Lo repitió con idénticas palabras cuando le preguntaron por Cristiano Ronaldo y su pérdida de capacidad goleadora. “Cristiano no ha perdido nada, está bien y está trabajando bien. Necesitaba trabajar más para estar bien físicamente, igual que el resto del equipo. Ahora estamos mejor y acabamos mejor la semana”, explicó.

Incluido Gareth Bale al que en los últimos días se le ha visto alternar el trabajo en la arena con trabajo de campo (remates en solitario). “Ha tenido una buena semana, físicamente está bien y no se está resintiendo de la lesión [rotura en el gemelo]. La idea es que la semana que viene esté ya trabajando con el equipo”, aseguró Zidane.

Eso significa que, salvo contratiempos, el galés estará para la ida de octavos de Champions contra la Roma (17 de febrero) y que incluso tendría el partido contra el Granada (próximo domingo) para probarse y el del Athletic para sumar minutos. Zidane no quiso desvelar quien sustituirá al galés esta noche contra el Espanyol, pero todo parece indicar que le tocará, de nuevo, a James.

El técnico recupera a Ramos (el capitán regresa tras las molestias musculares en el sóleo) y deja fuera a Pepe que no se ha entrenado con el equipo en los últimos días. Cheryshev y Arbeloa se han quedado fuera de la convocatoria por decisión técnica. El ruso ha visto todos los partidos sentado en la grada desde que llegó Zidane.

Más información