Selecciona Edición
Iniciar sesión

Perspectiva Río: 13 medallas

A seis meses de los Juegos, los cálculos de los técnicos contrastan con el optimismo de los dirigentes deportivos, que hablan de superar los podios de Pekín o Londres

Los deportistas españoles consiguieron 20 medallas en Atenas 2004, más que en ningunos otros Juegos exceptuando Barcelona 92 y casi el doble que las logradas en Sidney cuatro años antes (11). Desde Atenas, el número ha ido descendiendo suavemente (18 en Pekín, 17 en Londres), una tendencia y una crisis económica posterior que no obstan para que los dirigentes deportivos españoles anuncien estos días que en Río 2016 esperan una cosecha de 20 y hasta de 22 medallas. Como corresponde a su trabajo y a su rigurosa mente aritmética, los técnicos especializados en cálculos olímpicos, esclavos de sus métodos, disienten y fijan para la cita brasileña una perspectiva de 13 medallas, aunque, matizando, advierten de que habitualmente en la proyección que harán en junio, la más certera, aumentan dos o tres las medallas previstas.

“Los cálculos no son tan sencillos como trasladar el número de medallas conseguidas en unos Mundiales o en unos Europeos”, señala un especialista de varios ciclos olímpicos. “Los porcentajes de probabilidad, que nunca pueden llegar a un 100% se establecen según resultados, posición en el ranking, estado de los rivales, qué rivales se han clasificado o lesiones, por ejemplo”. Tampoco se olvidan los técnicos de las condiciones ambientales, las temperaturas y la humedad de Brasil y la diferencia horaria, que suelen afectar negativamente a los deportistas españoles.

A seis meses de los Juegos de Río 2016 (5 a 21 de agosto) hay tres medallas muy probables para España: la de la selección masculina de baloncesto (y se valora el grado de compromiso de los jugadores con unos Juegos, superior al de unos Europeos o Mundiales: no habrá ausencias), la de la campeona del mundo de bádminton Carolina Marín y la del campeón mundial de triatlón Javier Gómez Noya.

Si en el lenguaje de los técnicos olimpistas, tres muy probables equivalen a dos seguras, dos probables son una segura. Así, las 13 probabilidades (el vallista cubano nacionalizado Orlando Ortega, quien quizás no obtenga el pase a tiempo, el campeón del mundo de marcha Miguel Ángel López, la saltadora Ruth Beitia, entre ellos) se convertirán en cinco en Río; las consideradas posibles son 25, pero de ellas solo se harán realidad la quinta parte, cinco para completar las 13 previstas.

El número quizás no refleje la realidad deportiva de España, pero sí el estado de su llamada industria de producción de medallas, alimentada este año por 46 millones de euros de subvenciones federativas, un 23% superior a la temporada pasada. En el ciclo olímpico la inversión estatal ha rondado los 140 millones de euros, menos de la tercera parte de los 455 millones de euros gastados por el Reino Unido, un país que aspira a convertirse en el primero que aumenta el número de medallas en los Juegos siguientes a haber sido anfitrión. Para conseguir el objetivo (66 medallas), los británicos decidieron aumentar la subvención respecto a la preparación para Londres 12 y, además, invertir solamente en aquellos deportes con posibilidades, un modelo muy diferente del español.

Ricardo Leiva, el especialista en la materia del Comité Olímpico Español (COE) prefiere no hacer públicos sus cálculos. “No lo haré hasta que sepamos exactamente qué deportistas participarán”, dice. “Y eso será a mediados de junio. Muchos deportes han conseguido plazas, pero aún no se les ha puesto cara aún”. Solo son fijos algunos nombres: los atletas Beitia, López, Javier Guerra y Jesús Ángel García Bragado, los triatletas Gómez Noya y Mario Mola, el gimnasta Ray Zapata, los especialistas de taekwondo Eva Calvo, Joel González y Jesús Tortosa, jinetes, remeros y piragüistas.

123 clasificados

Hasta el momento España ha logrado 123 plazas para Río, incluidas las de los equipos (12 en baloncesto masculino, 14 en balonmano femenino, 32 en los dos hockeys, 14 en el waterpolo femenino), y sin contar con 28 atletas más con mínima, cuando aún no se han cerrado los procesos clasificatorios. Así, entre abril y junio buscarán su plaza en los diferentes torneos preolímpicos las dos selecciones de rugby a siete, el waterpolo y el balonmano masculinos y el baloncesto femenino. En golf, por el momento, se dispone de dos plazas en hombres (Sergio García y Miguel Ángel Jiménez) y dos en mujeres (Carlota Ciganda y Azahara Muñoz).

No habrá equipos ni de voleibol ni de fútbol, pues las cuatro selecciones han quedado eliminadas.