Lorenzo se pone a prueba en Malasia

La Yamaha despunta en el estreno de la pretemporada de MotoGP en Sepang, donde el campeón rueda un segundo más rápido que Rossi

Un chaparrón tropical, de esos que descargan sobre el circuito de Sepang, a menudo en torno a las cinco de la tarde, puso punto final a la primera jornada de entrenamientos oficiales con la que arrancó la pretemporada de MotoGP del 2016. Faltaban apenas unos 15 minutos de sesión, lo que significa que la lluvia arreció poco antes de las seis de la tarde. Y entonces acabó la acción en la pista, donde Lorenzo, el campeón de 2015, siguió marcando la pauta: lo hizo con un tiempo de 2m, 00'684s.

Lo hizo el mallorquín, además, en un escenario en el que nunca ha podido ser especialmente rápido, y en el que todavía no ha podido ganar desde que debutó en MotoGP en el 2008, lo que habla de su buen estado de forma y de la salud de la Yamaha, que se presenta bien peinada y mejor vestida a la primera cita del curso, con todas las salvedades que eso conlleva, pues si queda mes y medio para que comience el Mundial (el 20 de marzo en Qatar) también sus rivales tendrán tiempo para ponerse a la altura. “Incluso yo estoy sorprendido de ser tan rápido con las Michelin: soy eficaz en aceleración, algo que me costaba mucho con las gomas Bridgestone, y además, no pierdo en frenada. Antes de comenzar tenía algunas dudas, pero hay días en los que a uno le sale todo bien”, declaró.

La marca de Lorenzo (lejos todavía del récord de la pista –1m, 59'053s–, muy cerca de la mejor vuelta en carrera –2m, 00'606s), sin embargo, no puede más que tener una lectura positiva. Es apenas una décima peor que aquella con la que empezó la temporada el año anterior, pero entonces ni las incertidumbres, ni las exigencias, eran las de ahora. Yamaha parece ser, de momento, la moto que mejor ha asimilado el nuevo reglamento y el mallorquín el piloto que mejor se lleva con los Michelin y con la nueva centralita electrónica. Visto cómo han arrancado sus rivales y la preocupación de los mejores pilotos en los tests de Valencia o Jerez, a finales del pasado año –especialmente de los de Honda, que siguen obsesionados con atemperar el carácter del motor–, el campeón parte con ventaja.

Parece que las nuevas gomas funcionan mejor para el estilo de pilotaje de algunos pilotos, como Pedrosa o yo

Los Michelin, nuevo suministrador de neumáticos para MotoGP, se adaptan de maravilla a su pilotaje, el de un corredor fino, al que le gusta exprimir el paso por curva y estirar el flanco de las gomas, que ha logrado un ideal: mejorar al tiempo la entrada y la salida de las curvas: “Parece que las nuevas gomas funcionan mejor para el estilo de pilotaje de algunos pilotos, como yo o Pedrosa”. A esas mejoras ayuda la nueva disposición del depósito en la M1, más retrasado ahora. Aunque queda por ver si su ubicación —ya la probó con buenos resultados Nakasuga en el GP de Japón— será definitiva.

Ni siquiera la centralita electrónica de Magneti Marelli que tanto le hizo sufrir en los primeros test del pasado noviembre en Valencia le preocupa hoy. “Ha progresado. Y todavía tiene margen de mejora. Estamos empezando a entenderla y hacemos avances cada vez que salimos a la pista”, explicó el mallorquín.

Mandó en la tabla de tiempos, cerró la jornada como el más veloz, un segundo más rápido que su compañero Rossi y que Pedrosa, y dejó a 1,5 segundos, en el séptimo puesto, a Márquez. Su dominio asombró incluso a su compañero de equipo: “No me esperaba que estuvieran las dos Yamaha delante. Es una sorpresa. Pero solo es el primer día”, concedió el italiano, cuya principal preocupación es acercarse al mallorquín, de quien está demasiado lejos. “Habrá que entender los Michelin. De momento, Jorge es mejor en frenada”, asumió.

Los cambios en el reglamento

Nadia Tronchoni

Los cambios en el reglamento demandan mucho a las marcas en este 2016: adaptarse a los nuevos neumáticos Michelin y al reto del aumento de las llantas (de 16,5” a 17”); entender la electrónica de Magneti Marelli y asimilar que esta (mismo software para toda la parrilla) no podrá marcar la diferencia como lo hacía antes en las fábricas más poderosas; si bien, habrá siete motores por temporada, lo que alivia especialmente a Yamaha y a Honda; todas las motos dispondrán en carrera de 22 litros de gasolina; y ya no habrá neumáticos extra blandos para la clasificación.

Si hay un piloto que ve a Lorenzo demasiado lejos —“más de lo que esperaba”— ese es Márquez, que, sin embargo, tiene bien identificados sus problemas desde la primera vez que se subió a la Honda del 2016 el pasado año: “No he tenido grandes problemas con los neumáticos, pero parece que con esta electrónica y con las características del motor [tan agresivo como el anterior] no me siento cómodo. Parece que vamos a tener que mejorar mucho”.

El piloto de Honda, dos veces campeón de MotoGP, siempre fue el más rápido en los primeros test de pretemporada. No pudo serlo ayer. “Quizá este no es el mejor circuito para mi estilo, pero con los Bridgestone aquí siempre pude frenar muy tarde y sacar los tiempos. Con los Michelin, en cambio, tengo que cambiar mi estilo y aunque intenté apurar la frenada no logré mejorar. Habrá que jugar también con el balance de pesos de la moto”, concluyó.

Accidente de Laverty

Las tres grandes marcas, Yamaha, Honda y Ducati, sacaron a pista sus máquinas de 2015 primero y de 2016, después. Una de las sorpresas de la jornada fue el rendimiento de Petrucci, con la Ducati satélite del equipo Pramac, que terminó finalmente con el cuarto mejor tiempo, a 1'1 segundos de Lorenzo. Y la mala noticia del día la protagonizó Eugene Laverty, que terminó en el hospital –aunque lo que inicialmente parecía una fractura de la mano derecha se quedó en una fuerte contusión y lesiones leves– tras un accidente que obligó incluso a parar la acción en el trazado a dos horas del final de la sesión. Su moto, una Ducati satélite, quedó totalmente destrozada. El equipo Aspar, pese a las declaraciones iniciales del piloto, que anunció que el acelerador se le había quedado abierto, desmintió su versión al revisar la telemetría.

El principal aliciente de la segunda jornada, este martes en Sepang, será la reaparición del dos veces campeón de MotoGP Casey Stoner, que dejó los circuitos en el 2012, y que regresará a un entrenamiento oficial como piloto probador de Ducati. El australiano, que ya se subió a la Desmosedici en un test privado el pasado sábado, se reencontrará con sus excompañeros Lorenzo, Rossi o Pedrosa y compartirá pista por primera vez con Márquez, con quien últimamente ha mantenido alguna discusión dialéctica.

Stoner, con Iannone, en Sepang. Getty Images

Más información