Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

A Baz le explota el neumático trasero a 300 km/h

El accidente obliga a Michelin a retirar todos los compuestos blandos de los tests de Sepang hasta averiguar lo ocurrido

Cuando caminaba, por suerte ileso, de vuelta hacia su box, Loris Baz explicaba a quien quisiera escucharle que la razón de su caída había sido el motor de su Ducati, que llevaba unas curvas haciéndole algún extraño. Nada más lejos de la realidad. Al piloto francés del equipo Avintia le explotó el neumático trasero en plena recta, a casi 300 km/h. La rueda se le bloqueó y se fue al suelo. “He tenido mucha suerte”, dijo. Su accidente dejó sin gomas blandas a toda la parrilla pues, aunque Michelin dice no tener claras las causas del mismo, prefirió retirar todos los ejemplares del mismo compuesto y ahorrarse más sustos en la temporada de su regreso a MotoGP.

No está claro cuál ha sido el problema ni por qué se ha producido la explosión del neumático. La suspensión está rota

Javier Alonso, miembro de direccion de carrera

“Necesitamos comprobar qué ha pasado con el neumático de Loris Baz. La gente de Michelin está estudiando qué ha ocurrido, pero se necesita de un estudio más detallado en Clermont-Ferrand [sede de la fábrica]”, explicaba Javier Alonso, directivo de Dorna y miembro de dirección de carrera, en declaraciones a MotoGP.com. Y siguió: “Creemos que se debe a la presión del neumático combinada esta con el peso y la altura del piloto, sencillamente porque Loris es un chico muy alto [mide 188cm]. Esos tres o cuatro kilos que él puede pesar en comparación con los otros pilotos pueden haber ayudado, si la presión del neumático era baja, a crear ese problema. Aunque no lo sabemos todavía. No está claro cuál ha sido el problema ni por qué se ha producido la explosión del neumático. La suspensión está rota, pero no se sabe si la rotura se ha producido antes o después”.

De cualquier manera, tanto Michelin como los responsables de seguridad del Mundial como Alonso se exigieron tomar medidas de precaución, aunque ello exigiera dejar sin neumáticos de compuesto medio a toda la parrilla. Lo de atacar el crono ya se hará en las próximas citas, en Australia o Qatar. La fábrica francesa, que regresa como suministradora única de neumáticos a MotoGP este curso, recibió muchas quejas al principio sobre su goma delantera. Los pilotos no se fiaban de ella. Se caían sin saber por qué. No sabían dónde estaba el límite, hasta dónde podían tirar de ella. De la trasera hablaban maravillas, por su agarre y por la confianza que les transmitía. Este martes ha reventado en plena recta, a casi 300 km/h.

Mandan Petrucci y Lorenzo

A la cabeza de la tabla de tiempos: la Ducati satélite de Danilo Petrucci, que sigue en racha (el primer día fue cuarto): logró el mejor tiempo bien temprano (2m, 00'095s) y todavía con uno de los neumáticos blandos. Nadie pudo superarle. En segundo lugar se situó Jorge Lorenzo, que mejoró sus tiempos en los últimos minutos, a pesar de calzar la goma dura y cuando la temperatura había caído un poco. Mejoró medio segundo y se acercó tanto al italiano que se quedó solo a 60 milésimas de segundo.

En esta segunda jornada de tests de pretemporada en Sepang Marc Márquez se acercó algo más a los puestos de cabeza. Y mejoró sus registros considerablemente respecto al día anterior. Fue cuarto, a siete décimas de Petrucci. El indomable motor de su Honda le dificulta el pilotaje y trata de acostumbrarse tanto a la nueva electrónica (el software único se impone este curso) como a los nuevos Michelin, que le fuerzan a modificar su estilo de conducción, como reconoció este lunes.

Rossi terminó sexto, a nueve décimas del primero. Y Pedrosa, que también exige mejoras en el chasis y en el motor, 12º, a 1,3 segundos. Al catalán lo superó un invitado de lujo, Casey Stoner, que volvió a la pista en un entrenamiento oficial por primera vez desde que decidiera retirarse al final de la temporada 2012. El australiano, ahora probador de Ducati, rodó con la Desmosedici GP15 y terminó, noveno, a un segundo del más rápido.

Más información