Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El presidente del Betis dimite tras presentar a Musonda y Montoya

Juan Carlos Ollero se marcha ante la 'guerra civil' instalada en el gobierno del club andaluz y después de presentar a los nuevos fichajes

Harto de las guerras internas que carcomen al Betis y después de un intento de lograr un pacto entre los accionistas y Manuel Ruiz de Lopera, Juan Carlos Ollero, presidente del club andaluz, ha presentado su dimisión irrevocable al frente de la entidad andaluza. Lo surrealista de la decisión es que se ha producido en plena rueda de prensa de la presentación de los nuevos fichajes de la entidad, Martín Montoya y Musonda. Ollero, junto al cuestionado director deportivo, Eduardo Macià, presentó a los nuevos futbolista y a continuación, bajo la sorpresa de los presentes, el dirigente anunció su dimisión irrevocable como presidente. 

"No encuentro más solución a la situación en la que se encuentra el Betis y su consejo que la de presentar mi dimisión irrevocable", afirmó Ollero con algunos consejeros sentados en la sala de prensa y atónitos ante lo que anunciaba su presidente. "Ya presenté mi dimisión el pasado 21 de diciembre, pero nadie quiso ser presidente del Betis dentro del consejo. Ahora presento mi dimisión irrevocable porque hay sectores del consejo que no han admitido que yo quisiera la paz social de los accionistas intentando un pacto entre ellos", aclaró el ya ex presidente bético. Ollero intentó que los accionistas béticos que tienen a Manuel Ruiz de Lopera en un juzgado llegaran a un acuerdo con el que todavía es máximo accionista a nivel individual.

A Ollero también se le tumbó la posibilidad de que el club fuera dirigido por un comité ejecutivo formado por cinco consejeros, con el presidente incluido, ya que el consejo bético se encuentra dividido en facciones peleadas entre ellas. Un consejo que apenas representa el 30% de las acciones del club en espera de que se solucionen los procesos judiciales que atañen al máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera. "Los béticos se merecen saber lo que está sucediendo en la entidad", aclaró Ollero.

Antes de su dimisión, el presidente y el director deportivo ratificaron a Juan Merino en el banquillo verdiblanco hasta final de temporada. Macià reconoció con anterioridad a la dimisión del presidente que la planificación del equipo estaba siendo deficiente a pesar de los fichajes de Musonda y Martín Montoya.

El Betis es 14º, a dos puntos de la zona de descenso, pero lleva 12 partidos sin conocer el triunfo entre Liga y Copa (nueve de Liga) y ya destituyó hace tres jornadas de Liga al anterior entrenador, Pepe Mel.

Más información