China monopoliza los fichajes más caros del invierno

La Superliga china ha gastado casi 90 millones de euros en esta ventana de contrataciones, que sigue abierta en el país oriental hasta el 26 de febrero

Con el fichaje de Jackson Martínez por 42 millones de euros y el del centrocampista brasileño Ramires, que deja el Chelsea por 28 millones para irse al Jiangsu Suning, China ha completado las dos operaciones más caras del mercado de invierno, por delante de Giannelli Imbula (del Oporto al Stoke City por 24 millones de euros) y de Oumar Niasse (del Lokomotiv de Moscú al Everton por 18), que han sido los más caros entre los cinco grandes campeonatos de Europa. China se mete de lleno entre las ligas del fútbol mundial que más invierten, ha gastado 86,9 millones de euros en esta ventana de fichajes, que sigue abierta en el país oriental hasta el 26 de febrero, y que es la más importante porque la temporada comienza en primavera.

La Premier League es la liga con más poder económico (gracias a su contrato televisivo de 4.300 millones de euros, que a partir de la próxima temporada llegará a los 6.900), la que más se ha gastado en fichajes (160 millones de euros) y la única que supera a China entre las competiciones más potentes de Europa. Ya por detrás de los asiáticos queda La Liga española, que ha invertido 55,8 millones de euros, la Bundesliga, con 44 millones, la Ligue 1 de Francia, que se ha quedado en 21 millones, y la Serie A italiana, con 12,8, según los datos que ha publicado FIFA este miércoles a través del TMS (Sistema de Correlación de Transferencias en sus siglas en inglés).

La creciente inversión de los clubes chinos ha ido acompañada de un aumento en la calidad y el potencial de futuro de los futbolistas adquiridos. Al contrario de lo que venía siendo habitual, a China han llegado jugadores de primer nivel en Europa. Además de Jackson Martínez y Ramires, el Shanghai Shenhua, entrenado por el español Gregorio Manzano, se ha llevado del Inter de Milán al colombiano Fredy Guarín por 13 millones de euros. También de Italia ha llegado el marfileño Gervinho, que ha dejado la Roma a cambio de 18 millones para irse a un recién ascendido, el Hebei Fortune, que ha visto cómo su poder económico ha aumentado este año tras haber sido adquirido por la inmobiliaria Fortune Land Development. 

Cada vez más, China mira a Europa para comprar jugadores. En el año 2015, según el informe anual que ha publicado este miércoles la FIFA, los clubes chinos ha doblado, respecto a 2014, el número de jugadores que ha fichado procedentes del fútbol europeo (de 19 a 38) y ha incrementado un 64.5% su gasto (de 93.2 millones de euros a 154).

Un mercado que también interesa mucho en China es el brasileño. Un ejemplo paradigmático es el del Corinthians, campeón del Brasileirao 2015, que ha perdido, rumbo a China, a cuatro futbolistas importantes. Gil, central internacional con Brasil, le ha costado 10 millones de euros al Shandong Luneng; Renato Augusto y Ralf han fichado por el Beijing Guoan a cambio de 9 millones de euros, y Jadson se ha ido a la segunda división china por 7 millones.

Gran parte de dinero del fútbol chino ha ido a parar a Europa y Sudamérica, pero también el mercado interior ha crecido de forma exponencial. El delantero brasileño Elkeson, que desde 2013 ha sido la estrella del Guangzhou (76 goles en 111 partidos), ha dejado el club más importante de China en los últimos años (ganador de las cinco últimas ligas y de la Liga de Campeones de Asia en 2013 y 2015) para irse a su gran rival, el Shanghai SIPG, a cambio de 18,5 millones de euros. Los dirigentes del Guangzhou aseguraron que hicieron este movimiento “por la gloria nacional” y porque “va a ayudar a que los clubes chinos puedan tener un mejor papel en la Champions de Asia”.

Uno de los artífices del aumento de popularidad del fútbol en China es el secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, Xi Jinping que, entre otras medidas, ha implantado el fútbol como deporte en las escuelas. El aumento de popularidad del fútbol ha impulsado a las empresas a invertir en los clubes, que también han visto como el dinero que reciben de las televisiones se ha acercado a las cifras de Europa, después de que China Sports Media adquiriera los derechos de retransmisión durante cinco años por 1.150 millones de euros.