Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Maldonado se queda sin gasolina

La crisis de la petrolera venezolana acaba con la carrera del piloto en la fórmula uno

Tras cinco temporadas en la fórmula uno, el piloto venezolano Pastor Maldonado anunció el martes a través de una carta pública que no correrá en 2016. “Hoy, con toda humildad, les informo de que no estaré presente en la parrilla de salida de la F-1”, admite el corredor, de 30 años, después de varias semanas de rumores. La deuda de su principal valedor, la petrolera venezolana Pdvsa, con la escudería Renault ha sido la causa de su adiós a la categoría.

Campeón de la GP2 —antesala de la F-1— en 2010, Maldonado, nacido en Maracay (capital del Estado de Aragua, centro del país), solo obtuvo un triunfo en cinco años en la máxima categoría, los tres primeros con Williams y los dos últimos con Lotus. Esa única victoria la conquistó en el Gran Premio de España de 2012. Nunca más se subió al podio. Durante su periplo, el piloto venezolano adquirió entre sus colegas y el público una cierta fama —con frecuencia, expuesta a la mofa— de manejo agresivo y de marcada propensión a los accidentes.

Sin embargo, más que a los magros resultados deportivos, habrá que achacar su salida de la competición a la crisis financiera de su principal patrocinador, la petrolera estatal Pdvsa. La compañía ha desembolsado un promedio de 45 millones de dólares por temporada para que Maldonado pilotara. Los honorarios del piloto están alrededor de los cinco millones de dólares anuales. Quiere decir que cada punto de los 76 que cosechó en las pistas costó cerca de tres millones de dólares. Las sumas sonrojan en momentos en que los productos de consumo básico, como alimentos y medicinas, escasean en Venezuela, y hasta el propio presidente Nicolás Maduro libra con el Parlamento una pelea a brazo partido para declarar la emergencia económica. Críticos de la oposición no han desaprovechado la oportunidad para fustigar al Gobierno por ese gasto extravagante.

Maldonado se convirtió en una valla de la compañía y, en especial, del régimen chavista. Nunca ha ocultado sus simpatías políticas por el Gobierno y mantiene amistad con los herederos de Hugo Chávez. “La visión que tuvo el Comandante Chávez y que sigue teniendo el presidente Maduro, aparte de ser socialista en cada uno de los sentidos, también nos ha otorgado algo muy importante a los deportistas, que es el apoyo moral, que no lo teníamos antes”, dijo en una entrevista a un medio oficial el año pasado, a propósito de su participación en el Gran Premio de China.

En 2014, el pinchadiscos francés David Guetta filmó el vídeo de su tema Dangerous, ambientado en el mundillo de la fórmula uno. Para la pieza se contó con la participación de la escudería Lotus, y el logo de Pdvsa terminó por ser uno de sus protagonistas. Pero en ella no apareció Maldonado.

La petrolera, ahogada por sus compromisos de financiación al gasto público y la simultánea caída de los precios del petróleo, no ha podido mantener el patrocinio. Renault compró la escudería Lotus a finales de 2015 y ayer presentó su nuevo proyecto que comenzará esta temporada. En él, el danés Kevin Magnussen reemplaza a Pastor Maldonado.