Selecciona Edición
Iniciar sesión

La Fiscalía ve indicios de delito en la pitada al himno de la final de Copa

El Ministerio Público insta a la Audiencia Nacional a investigar un posible caso de injurias a la Corona en el encuentro entre Barcelona y Athletic

La Fiscalía considera que la pitada al himno de España que se produjo en el Camp Nou el pasado 30 de mayo, durante la final de la Copa del Rey que enfrentó al Barcelona y el Athletic de Bilbao, puede constituir un delito de injurias contra la Corona y de ultrajes a los símbolos constitucionales. Por ello, según el escrito remitido al juzgado central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, el Ministerio Público insta a este tribunal a investigar los hechos y considera acertada la inhibición del juzgado número 2 de Barcelona que llevaba las pesquisas, ya que estos posibles delitos serían competencia especial de la Audiencia Nacional.

La Fiscalía relata en el documento que el pasado 30 de mayo, "al reproducirse el himno nacional ante la presencia del jefe del Estado, Felipe VI", se produjo en el estadio una "masiva y colectiva pitada proveniente del público asistente". El abucheo sucedió antes del comienzo del partido, a volumen elevado y duró 48 segundos. Era la primera final a la que asistía el actual monarca. En las dos anteriores finales coperas disputadas entre ambos equipos, con Juan Carlos I como rey, la situación fue similar, ya que se produjeron pitadas al himno español tanto en el Vicente Calderón madrileño, en 2012, como en el estadio de Mestalla, de Valencia, en 2009. El pasado 2015, en las gradas había unas 95.000 personas asistentes.

El Ministerio Público explica en su escrito que, según la instrucción desarrollada hasta la fecha, la convocatoria de esta acción corrió a cargo de Catalunya Acció. A esta iniciativa se adhirieron hasta una docena de colectivos y se hizo, explica la Fiscalía, a través de un manifestó publicado en una página de Facebook bajo el título: Por la pitada al Himno Español y al Rey Felipe de Borbón. Este texto afirmaba que el día de la final de la Copa del Rey se "vuelve a presentar una ocasión inmejorable para manifestar, una vez más, que queremos dejar de ser súbditos del Reino de España para convertirnos únicamente en ciudadanos de una Cataluña independiente".

El mensaje dejado en la red social detallaba que, en el momento en que Felipe VI apareciera en el palco, "todos los seguidores catalanes que asistan al partido (y los que no, también) deben manifestar sonoramente su desacuerdo, tanto por la presencia del monarca como por el sonido de los acordes del himno español, con una sonora pitada, que sin duda acompañarán también los seguidores vascos".

La misma noche de la final, el Gobierno de Rajoy condenó los "ataques" contra los símbolos que representan "al conjunto de los españoles, a la democracia que los ampara y a la convivencia que comparten". El Ejecutivo de Euskadi calificó, en cambio, de "error" pretender sancionar a los clubes por la pitada y consideró que estaba "fuera de lugar" llevar los hechos a la Comisión Antiviolencia, que propuso multas de hasta 123.000 euros.

La Audiencia Nacional ya archivó una querella en julio de 2009, tras la pitada de la final de Copa de ese año, al considerar que este tipo de comportamientos se encuentran amparados por la libertad de expresión. Un argumento que rechaza el PP, que reveló en junio de 2015 que estudiaba cambios legales para poder sancionar estos hechos.