Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

China brinda la última oportunidad a Torres

La marcha de Jackson Martínez coloca al ariete en un escenario más despejado para recuperar la confianza de Simeone, que no quiso renovar la cesión del jugador para la próxima temporada

De la venta de Jackson Martínez al Guangzhou Evergrande chino se descubren dos situaciones provechosas tanto para el Atlético como para uno de sus futbolistas —que no es el propio Jackson, fenómeno viral en las redes por su desapasionada sonrisa durante la firma del nuevo contrato—. La primera tiene que ver con el apartado económico, por lo que supone para el conjunto rojiblanco ingresar de golpe y al contado 42 millones de euros, como aseguró el presidente Enrique Cerezo al día siguiente de cerrar la salida del colombiano. La otra apunta directamente a Fernando Torres.

El delantero español, que ha dispuesto de un papel secundario en el equipo y que no entra en los planes de Simeone para la siguiente temporada, de ahí que el club haya decidido no prolongar su estancia —se encuentra cedido por el Milan hasta el 30 de junio—, encara tras la marcha de Jackson un horizonte algo más despejado. Torres ha pasado a ser la única alternativa en ataque que ofrece un patrón de juego diferente al de Vietto, Correa y Griezmann, sus rivales por un puesto en la delantera. De hecho, Simeone ha trabajado con él y con el francés como pareja de ataque para el encuentro de esta tarde ante el Eibar (16.00, Canal+ Liga).

El delantero suma seis goles en los últimos 50 encuentros desde que regresó al Atlético en enero de 2015

Torres ha disputado 1.171 minutos en lo que va de temporada, repartidos en 24 partidos (16 en Liga, seis en Champions y dos en Copa), en los que ha anotado dos goles. El último fue precisamente ante el Eibar en la primera vuelta, hace cinco meses, y que le dejó a un solo tanto de lograr los 100 con la camiseta rojiblanca. El delantero suma seis en los últimos 50 encuentros desde que regresó al Atlético en enero de 2015.

“Sé que tengo que marcar goles porque es lo que debemos hacer los delanteros”, aseguró el jugador durante un acto publicitario el lunes. Su escaso bagaje goleador unido a los problemas que acumula desde hace meses en el tobillo derecho y que le han obligado a perderse los últimos tres partidos, han colocado a Torres en un escenario complicado para un futbolista que, sin embargo, sigue manteniendo la confianza de la afición. “Aquí se le querrá siempre”, aseguró Simeone sobre la reacción del público.

“La afición está preocupada por el momento en el que estamos y debemos estar unidos. No tiene sentido mirar más allá. Cuando todos hemos estado unidos, afición, cuerpo técnico y equipo, las cosas han salido bien. No hay nadie por encima del Atlético y eso es lo más importante”, añadió Torres en el mismo acto. Su trabajo constante en los entrenamientos es el que ha vuelto a convertir al jugador en la mejor alternativa para encajar en la nueva disposición ofensiva que planea Simeone.

Defensa inédita

Lo cierto es que a pesar del bajo rendimiento de Jackson, que solo anotó un gol más que Torres en 22 partidos, Simeone optó por la pareja Vietto-Griezmann en Copa ante el Celta, y por el francés y Carrasco frente al Barcelona en Liga, encuentros que se saldaron con sendas derrotas. Esa incapacidad para desarrollar un sistema de juego más proclive al aprovechamiento de los espacios ha provocado que el técnico argentino se haya replanteado la alineación de Torres para completar una formación más contragolpeadora ante el Eibar.

No será la única parcela que modificará hoy Simeone ya que las sanciones de Filipe Luis y Juanfran unidas a la lesión de Godín obligarán al técnico rojiblanco a renovar al completo la defensa. Gámez, Giménez, Saúl y Lucas se perfilan como titulares por delante de Oblak.

Más información