Francia cambia pero sufre para derrotar a Italia

El ‘XV del gallo’ se impone 23-21 a los ‘Azzurri’ con un estilo distinto y esperanzador en el primer partido del Seis Naciones

Una Francia nueva, con menos experiencia y menos kilos pero con una disposición muy distinta a la que se vio en el Mundial, ha empezado el Seis Naciones 2016 de manera esperanzadora pese al trabajo que ha necesitado para imponerse (23-21) en casa a Italia, que liderada por su experimentado capitán Sergio Parisse, aspiró al triunfo hasta el último segundo.

Empezaron los Azurri dominando el encuentro y a los siete minutos se adelantaron con un drop del apertura Carlo Canna. El plan italiano era claro, aprovechar el mayor peso de su delantera donde a lo largo de casi todo el partido dominaron a los del XV del gallo. La estrategia no salió mal y los transalpinos dominaron el marcador durante gran parte del encuentro. Pero los locales se jugaban mucho más que los puntos y no bajaron los brazos para dar una alegría a su parroquia.

Sentimentalmente era el primer partido que se jugaba en el Stade de France después de los atentados del 13 de septiembre. Deportivamente el partido era el inicio de una nueva etapa bajo la dirección de Guy Novès, el técnico elegido por la Federación para recuperar el orgullo nacional tras la penurias sufridas los cuatro años anteriores y la “humillante derrota” –según los medios locales- sufrida ante Nueva Zelanda en cuartos de final del pasado Mundial.

El equipo que jugó este sábado en París no tenía nada que ver con el que despidió el año 2015 en Cardiff. No solo han cambiado los jugadores, sino también el estilo. Esta Francia le gusta mover el balón. Frente al abuso de la fuerza bruta y la acumulación de hombres en el centro de la jugada de la época de Philippe Saint-André, este equipo busca que el balón llegue rápido al ala con un juego colectivo por encima de las individualidades.

Francia parece que busca de su famoso rugby champange

Posiblemente el que mejor representa la nueva Francia de Guy Novés es Virimi Vakatawa. El jugador de origen fiyiano tiene contrato con el equipo nacional de 7, pero que el técnico ha reclutado para el equipo de XV por su potencial en el ataque. En su debut, el joven ala de 23 años no defraudó la confianza depositada en él por el seleccionador y la afición.

El 11 fue clave y terminó elegido jugador del partido. Fue el que abrió el marcador local en el minuto 12 culminando con un vertiginoso contrapié una gran jugada a la mano de todo el equipo francés. Más tarde, en el minuto 59, cuando los italianos tenían una ventaja de ocho puntos y empezaban a aspirar a una victoria trabajada, el ala izquierdo rompió por el centro de la defensa italiana, sorteó a cinco contrarios incapaces de tirarle al suelo y permitió el ensayo de Hugo Boneval que, tras la transformación del apertura Jules Plisson, ajustó el resultado a 17-18.

Pero la victoria conseguida por los franceses se sustentó tanto en la disposición de sus jugadores como en las decisiones tomadas desde la banda. Al final del partido, Novès sustituyó a los pilieres en la melé para contrarrestar la superioridad de los italianos y cambió de pateador. El medio melé Sebastien Berzy falló sus tres patadas en la primera parte, las mismas que anotó Plisson en la segunda y que a la larga fueron tan decisivas para la victoria. Francia ha cambiado y, pese a que necesita tiempo, parece que busca de su famoso rugby champange.