Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Irlanda y Gales se reparten puntos y ganas

Ambos equipos cierran la primera jornada del Seis Naciones con un empate en Dublín (16-16) y un despliegue de rugby vivo y atrevido

Irlanda y Gales, que se reparten los últimos cuatro Seis Naciones, cerraron, en Dublín, la primera jornada del torneo con un duelo reñido, que se pudo llevar cualquiera, pero que terminó en tablas (16-16) y que deja a Inglaterra y Francia, que el sábado se impusieron respectivamente a Escocia e Italia, en lo más alto de la tabla.

Ambos equipos tuvieron tiempo de exhibirse tanto en defensa como en ataque, con dos estilos distintos pero igual de vivos y atrevidos. Si los galeses se mostraron toda la tarde intratables en melé y rápidos a la hora de jugar en los tres cuartos, el XV del Trébol se lució con un juego vertiginoso de sus delanteros que procuraban que los rucks duraran lo menos posible para intentar abrir huecos en la casi impenetrable defensa rival. En uno de esos rucks, el medio melé irlandés Conor Murray encontró un resquicio cerca del agrupamiento y sumó el primer ensayo de la tarde en el minuto 25.

En el equipo galés destacó el apertura Rhis Priestland, que sustituyó a los 20 minutos al lesionado Dan Biggar, y que, tras perderse el Mundial por lesión, volvió a vestir la camiseta roja demostrando una gran precisión con el pie y metió a Gales en el partido cuando perdían 13-3. En el bando local, sobresalió Murray que supo marcar el ritmo del partido y abrir buenos balones al apertura Jonathan Sexton, que estuvo impecable en sus tiros a los palos.

El encuentro no tuvo descanso. Las defensas de ambos equipos eran tan ordenadas como contundentes en el placaje, lo que provocó numerosos errores entre los atacantes. En la melé siempre se sintieron más cómodos los visitantes y por ese camino llegó su primer y único ensayo de la tarde. Al filo del descanso, el XV del dragón cambió un golpe de castigo a cinco metros por un scrum y a la salida de la fase estática, Taulupe Faletau se lanzó a por los cinco puntos.

Pese al reparto de puntos en el Aviva Stadium, el empate puede, a la larga, beneficiar más a Gales, que solo le queda una visita complicada a Londres, mientras que recibirá en Cardiff a Escocia (el sábado que viene), a Francia y a Italia. Por su parte, Irlanda, pese a que mostró un buen juego, puede lamentar el resultado ya que tendrá que visitar las difíciles plazas de París (también en la próxima jornada) y Londres y un traspié puede dejarla fuera de la carrera por el título. Además, los del XV del trébol, campeones en 2014 y 2015, juegan este año contra la historia: ninguna selección ha conseguido revalidar dos veces su título desde que se incluyera a Italia en el año 2000.

Más información