Selecciona Edición
Iniciar sesión

¿Puede un equipo de poetas ganar la copa más valiosa de América?

El César Vallejo, el club que honra con su nombre al autor peruano, es un equipo humilde que aspira a jugar la Copa Libertadores

El César Vallejo, de Perú, es un equipo de fútbol peculiar, casi melancólico. Carga sobre su espalda con el pesimismo del poeta que le da nombre, quien pronosticó su muerte en unos versos memorables: “Me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo”.

El club es pequeño, apenas tiene aficionados y los títulos logrados son más bien pocos. Debe ser uno de los pocos casos en el mundo en el que su presidente ha llegado a decir que no le importaría descender de categoría: "Ahorraría dinero". Pese a los deseos de su dirigente, el equipo se ha mantenido en la máxima categoría y si logra eliminar al São Paulo, brasileño, el próximo miércoles se clasificará por primera vez en su historia para la fase final de la Copa Libertadores

Desde su fundación, hace apenas 20 años, el equipo ha alternado momentos buenos y malos. Consiguió  títulos nacionales (el Torneo del Inca, una copa local) y se clasificó a torneos internacionales, logrando una modesta clasificación a cuartos de final de la Copa Sudamericana en 2014. Es, por tanto, una escuadra con nula proyección internacional. Su afición es claramente una minoría. Tanto que ni siquiera es el club más popular de su ciudad, Trujillo. El Mannucci, con mayor arraigo en la ciudad, cuenta con más apoyos.

El equipo nació en 1996 de la mano del rector de la Universidad César Vallejo, un hombre también llamado César aunque apellidado Acuña. Es también el presidente del club y candidato a la presidencia de Perú acusado de plagiar su tesis doctoral y un libro. Su intención era acercar el deporte a los estudiantes. El club, pues, adquirió su nombre de la universidad, más que del escritor (1892- 1938), aunque no por ello deja de ser un homenaje al autor de Trilce. Sus futbolistas son conocidos como Los Poetas.

¿Cómo llega un equipo tan poético a jugar la prosaica Copa Libertadores de América? La competición ha sido, últimamente, más veces noticia por sus sucesos de nota roja que por el juego dentro de la cancha. Clasificado tercer lugar en el último torneo peruano, el César Vallejo no está ni siquiera entre los cuatro equipos más caros del torneo local, según la web Transfermarkt.

César Vallejo, poeta peruano

Su plantilla, valorada en 8,35 millones de dólares, queda lejos de los clubes más poderosos en Sudamérica. Boca Juniors, actual campeón de la liga argentina, tiene un valor casi 11 veces mayor (89,81 millones) que el equipo universitario. El mismo São Paulo, rival directo por la clasificación a la fase de grupos del torneo más importante de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol), está valorado en 77 millones.

Como poetas que son, no tienen miedo a soñar. "La aspiración en la Libertadores es clara: llegar lo más lejos posible. Aunque la tarea es muy difícil", dice Johnny Aurazo, el corresponsal del diario El Comercio en Trujillo.

Los jugadores del club, siempre resignados a la decadencia y a la escasez en su condición de poetas, necesitan este miércoles una victoria o un empate a más de un gol para derrotar a su adversario brasileño, que además juega de local. Después de empatar en el partido de ida 1-1, en Trujillo, el César Vallejo visitará, solitario y extranjero, tal como el escritor murió en París, una cancha donde no tiene nada que perder.

Más información