Selecciona Edición
Iniciar sesión

Super Bowl 2016: Los Denver Broncos superan a los Carolina Panthers

El resultado del partido, muy disputado hasta el último cuarto, fue marcado por las defensas de ambos conjuntos

La noche de este domingo en el Levi’s Stadium de Santa Clara, se cumplió lo previsto: un partido defensivo. Las zagas de los Carolina Panthers, la sexta mejor de la liga, y de los Denver Broncos, la mejor este año, marcaron el ritmo del partido. Sus aciertos causaron problemas a los quarterbacks, Cam Newton y Peyton Manning, cuyos pases fueron frustrados de manera contínua. El glamour esperado para la Super Bowl 50 se evadió en un partido rocoso, agresivo y con un alto componente estratégico.

Y ganó la mejor defensa, la de los Broncos. Newton tuvo el peor partido de la temporada: sufrió una intercepción y hasta seis placajes en sus intentos de pase. El último de ellos, a tres minutos del final de partido, llevó a los de Denver a marcar el touchdown que desequilibró el partido, poniéndoles 24-10 por delante en el marcador. Para Manning también fue un partido difícil. Cabizbajo en el último cuarto, el quarterback de 39 años recibió cinco placajes a lo largo del encuentro.

Los Denver Broncos, mostraron sus intenciones muy pronto en el partido. Los de Denver se pusieron 10 - 0 en el marcador. Newton, confuso, nervioso, comenzó a detectar que algo iba mal. Su juego no le salía. La defensa que tenía delante superaba de manera constante a la de Carolina y alcanzaban su brazo antes de dar el pase o arrancar en carrera. El quarterback de Carolina cometió numerosos errores no forzados. Tras varios avisos, un placaje de la defensa de Broncos sobre Newton acabó transformando en el primer touchdown.

En el segundo cuarto, el juego de los Panthers comenzó a fluir con más naturalidad. Newton empezó a parecerse al de siempre, pero la defensa de Denver tardó poco en reaccionar. Ahí comenzó un toma y daca defensivo. Placaje a Manning; placaje a Newton. Consecuencia: partido de poca sutileza para el espectador. Kuechly y Talib, dos de los mejores defensas de Carolina y Denver, respectivamente, se hablaron de tú a tú. Los dos fueron responsables de desmontar la creatividad de los quarterbacks rivales. Al medio tiempo, el bajo resultado (13-7) favorecía a los Denver Broncos.

El quarterback de los Broncos, Peyton Manning. AP

El show de medio tiempo, con protagonismo de Coldplay, fue un reivindicación creativa ante la falta de fluidez del juego al que asistieron los 70.000 espectadores congregados en el Levi’s. Quizás Beyoncé inspiró un poco de ilusión en el juego de los equipos, que comenzaron la segunda parte con buenos pases, jugadas verticales y bonitas carreras hacia las zonas de touchdown. Pero de nuevo, las defensas dijeron que no, que este año ellas definirían el resultado de la Super Bowl.

El último cuarto fue el epítome de todo lo anterior. A escasos minutos del final del encuentro, con el resultado en 16-10 favorable a los de Denver, el reto defensivo se mantenía latente. Cuando el tablero indicaba que sólo restaban tres minutos a la Super Bowl 50, un defensa de los Broncos se encargó de aniquilar los sueños del joven MVP de la liga, Cam Newton. El balón fue interceptado de las manos de Newton a pocos metros de la zona de touchdown. Y en la siguiente jugada, touchdown para los de Colorado. 24-10 ganaban los Broncos. Manning, hasta entonces con rostro triste, y Newton frustrado.

Pitido final. Unos Denver letales en defensa ganaron a unos Carolina que han hecho una temporada impecable. Las estadísticas no importan. La Super Bowl es única y todo puede pasar.

Más información