Selecciona Edición
Iniciar sesión

Mascherano: “Luis Enrique es de los mejores técnicos que tuve”

El central argentino elogia al técnico del Barça y equipara a este equipo con el de Guardiola

Hay dos jugadores del Barcelona que casi nunca celebran los goles con el grupo. El primero es el portero —Bravo o Ter Stegen, depende de la competición— por razones geográficas, puesto que se festeja en el área opuesta. El segundo es Javier Mascherano, que siempre atiende a la llamada de Luis Enrique a la zona técnica. “Le suele dar correcciones de cómo nos atacan y cómo solucionarlo. O cómo podemos sacar el balón”, cuentan desde el vestuario. “Bueno, creo que al principio le chocaba por eso, por no poder ir a festejar. Pero ahora le gusta porque ya es una tradición”, bromean. Queda claro, en cualquier caso, que El Jefecito es la extensión del mister sobre el césped, el capataz que transmite sus instrucciones. “Luis Enrique es de los mejores entrenadores que tuve en mi carrera y todo lo que ha demostrado este año y medio lo avala”, expuso ayer el argentino; “no por los títulos, sino por las variantes del equipo, que nos han hecho dar un salto de calidad para convertirnos en un equipo imprevisible y competitivo”.

Leo Messi se somete a una ligera litotricia

El delantero del Barcelona Lionel Messi se someterá hoy a una ligera litotricia, una pequeña intervención mediante ondas en una clínica de Barcelona. No es que el 10 tenga cálculos renales como le ocurriera antes de comenzar el Mundial de Clubes en Japón, allá en diciembre, pero sí que prefieren limpiar la zona de impurezas o residuos para que no le dé mayores problemas en el futuro.

Desde el club se limitaron a decir que “el jugador tiene dos días de permiso para sus asuntos personales”, debido a que los partes médicos deben tener el consentimiento del futbolista. Se sabe, sin embargo, que acabada la intervención podrá ir a casa y, de querer, también podría estar para el duelo copero ante el Valencia. Pero el club entiende que es mejor que descanse hasta el jueves.

Dicen en la ciudad deportiva que Luis Enrique siempre premia a Mascherano cuando hace bien un ejercicio, cuando marca algún gol —cosa que aún no se ha dado en un partido oficial del Barça y que tanto él como el grupo se toman a guasa, por más que siempre lo deseen— o roba una pelota. “¡Bien Masche!”, suele oírse. “Es un líder y los líderes no se hacen, sino que nacen. Tiene una influencia clara en todo el equipo”, reflexiona el entrenador azulgrana. Ocurre, sin embargo, que los compañeros también le profesan una devoción similar. “Tiene madera de líder. Cuando habla, hasta por el grupo de Whatsapp del equipo, se le escucha porque sabe lo que se dice. Vive el fútbol como pocos”, relata un compañero. Y añade: “Pero es de los más bromistas que hay, ¿eh? Da la imagen de un tío serio, pero de puertas para dentro es otro porque le encanta estar de risas y picarnos”. Y, además, también cuenta con el beneplácito de la grada, entusiasmada con su capacidad de autocrítica y conforme con su llegada, cuando dijo: “Puedo perder dinero, pero ahora gano mucho en lo deportivo y prestigio. Quizá reconocimiento”. Con Guardiola primero y con Luis Enrique después, lo ha logrado.

Resulta que el Barcelona ha igualado la racha histórica de 28 duelos consecutivos sin conocer la derrota —23 triunfos y cinco empates— firmada en 2010-2011 por el equipo de Guardiola. “El mayor paralelismo entre ambos equipos es que compiten de la misma manera y tienen las mismas ganas de ganar”, convino el central; “pero en cuanto a las diferencias, no hay tantas. Quizá que este no necesita de tanta elaboración para ganar los partidos porque tenemos jugadores más determinantes en los últimos 30 metros, y no necesitamos una posesión tan abundante para ser superior al rival”.

Y, aunque no lo encuadró en las diferencias porque no fue seguida la pregunta sobre el mal juego ante el Levante resuelto con un triunfo, amplió la respuesta. “Si en algo hemos evolucionado es que este tipo de partidos nos costaba ganarlos tiempo atrás. El equipo sabe sufrirlos, sabe trabajarlos y conseguir el resultado, que es lo que nos permite estar allá arriba”.

Pausado y reflexivo, Mascherano habló de lo que le preguntaron en el acto de clausura de la XI edición del libro Relatos Solidarios que apadrinó, escrito por periodistas deportivos de Barcelona y Madrid cuyos beneficios (45.730 euros) irán destinados a la Asociación Catalana del Síndrome de Rett. Así, también dedicó palabras de cariño a Neymar —“Si pretende ser de los mejores del mundo, el Barça es un club ideal por su manera de jugar”— y hasta a Rafa Benítez, que lo tuvo en el Liverpool y del que dijo haber compartido una “experiencia buenísima en lo deportivo y lo personal”.