Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La contabilidad del Recreativo de Huelva delata a Villar

El libro mayor de cuentas del club refleja el préstamo que recibió de la FEF para poder competir y cómo incrementó su deuda con esta

Los libros de cuentas confirman el trato de favor que la Federación Española de Fútbol (FEF) brindó al Recreativo de Huelva pocos días antes de que comenzara la temporada en curso en Segunda División B. El 24 de agosto de 2015, el organismo que preside Ángel María Villar financió a través del Comité Nacional de Entrenadores (CNA) a la entidad onubense para que esta saldara una deuda con su anterior cuerpo técnico, encabezado por José Luis Oltra. La maniobra permitió al club decano del fútbol español tramitar las licencias federativas que le permitieron iniciar la competición en Segunda B.

La inhabilitación por administración desleal, malversación de fondos y el perjuicio a terceros clubes sobrevuela las figuras de Villar y de su vicepresidente económico, Juan Padrón, ambos señalados por diversas fuentes federativas como los directivos que negociaron con Pablo Comas, representante de los máximos accionistas del club, el préstamo garantizado con pagarés de dudosa solvencia, algunos de los cuales ya han sido devueltos.

La contabilidad está siendo estudiada por el CSD y en los próximos días emitirá un informe al Tribunal de Arbitraje Deportivo 

Ante la gravedad de los hechos, la contabilidad del Recreativo no solo había sido reclamada por el Consejo Superior de Deportes (CSD), la Federación Andaluza de Fútbol también ha tenido que remitirla a la Diputación Provincial de Huelva y a un alto cargo del Ayuntamiento onubense, que ya tienen en su poder el Libro mayor de Cuenta 41110004 RC Recreativo de Huelva SAD. La documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS es palmaria en la relación de los hechos y reflejan el trato de favor que puede costarle el cargo a Villar y la imposibilidad de presentarse a las elecciones del 22 de abril.

Los apuntes del 24 de agosto de 2015 registran un ingreso de 136.709,60 euros a José Luis Oltra, otro de 26.540,06 euros a su ayudante Emilio Iserte y uno más al preparador físico José María Sanz de 52.884,92 euros. La prueba de que fue una financiación federativa a un club figura en la columna que refleja la deuda del Recreativo con la Federación. Hasta la fecha de los pagos, realizada mediante talonario según fuentes federativas, el club debía a la FEF 466.448,12 euros, cantidad que sube a los 682.582,70 euros. La diferencia coincide con los 216.134,58 euros prestados para pagar a Oltra y su cuerpo técnico.

El préstamo, concedido a un club con un historial de impagos, no solo ha deteriorado el patrimonio federativo en esos 216.134,58 euros. Podría verse incrementado en la misma cantidad a ojos de la Agencia Tributaria. La triangulación del dinero utilizando al CNA como pagador ha bordeado el embargo que el Recreativo mantiene con Hacienda y la Seguridad Social y del que la Federación tenía conocimiento porque al inicio de cada curso recibe un listado con los clubes morosos.

Responsable solidario

Según fuentes fiscales, el Departamento de Recaudación puede hacer responsable solidario de la irregularidad a la Federación y obligarla a retribuir a las arcas públicas esos 216.134,58 euros.

El préstamo para saldar la deuda con Oltra y su cuerpo técnico no es el único presunto trato de favor al Recreativo. La Federación también le permitió competir sin el aval que garantiza el pago de los jugadores pese a su condición de club moroso. De hecho, el Recreativo ha tenido los derechos federativos suspendidos durante el último mercado invernal por las deudas con parte del plantel. Cuando se realizó la operación hubo miembros de la junta directiva de Villar que ya advirtieron de que ese préstamo era una maniobra comprometedora.

La contabilidad está siendo estudiada por el CSD desde el pasado miércoles y en los próximos días emitirá un informe al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) para que abra el expediente previo a la inhabilitación. Villar también debe dar explicaciones por otro trato de favor en la temporada 12-13 al Marino de Tenerife, la ciudad de origen de Padrón. En este caso la Federación ayudó al club a saldar una deuda con parte de la plantilla de la temporada 92-93 para que pudiera jugar en Segunda B tras lograr el ascenso.

Con este panorama Villar intenta eludir responsabilidades tratando de inculpar al secretario general y candidato a la presidencia Jorge Pérez, relegado de sus funciones desde el verano de 2014, y al administrador general José María Castillón. La amenaza de recurrir a la FIFA ya ha sido ejecutada por Villar. Una vez más al ser cuestionada su gobernanza y ver peligrar su cargo.