El Espanyol da una última oportunidad a Galca

Tras una reunión entre los directivos, la plantilla y el técnico se decide mantener al rumano en el cargo hasta el partido de Valencia

Mientras en el estadio de Cornellà se celebraba el año nuevo chino al compás de la Danza del Dragón, Chen Yansheng, presidente y máximo accionista del Espanyol, estaba pegado al televisor en Shantou (provincia de Cantón, China). Allí eran las 3.30 horas de la madrugada, pero el empresario no se quería perder el duelo entre su equipo y la Real Sociedad. No fue la mejor manera de festejar el nuevo año. A un inexpresivo cuadro blanquiazul le pasó por encima el equipo de Eusebio (0-5). Tras el partido se reunió la Junta Directiva y ayer por la mañana Ramon Robert, consejero delegado, y Mao Ye Wu, consejero y hombre de confianza de Chen, asomaron por Sant Adrià en busca de explicaciones. Se reunieron con los cuatro capitanes (Javi López, Víctor Sánchez, Abraham y Víctor Álvarez). Constantin Galca se sumó al cónclave poco después. Conclusión: voto de confianza al entrenador rumano hasta el partido frente al Valencia. Todo, por supuesto, con el visto bueno de Yansheng.

“¿Cuál es el problema?”, preguntó Ramon Robert a los líderes del vestuario. El grupo asumió la responsabilidad de la situación y apoyó el trabajo de Galca. Javi López, el capitán, insistió en la idea frente a los micrófonos. “Los culpables somos los jugadores y hay que asumir los errores. Estamos convencidos de que vamos a darle la vuelta a la situación, si no, apaga y vámonos. Estamos a muerte con el entrenador”.

En un ambiente tenso, Galca habló en privado con su plantilla. Repasaron los errores cometidos frente a la Real. “No estamos compitiendo”, se queja el técnico. “Trabajamos bien y entrenamos con ganas. En los entrenamientos nos damos de hostias, pero no estamos haciendo lo mismo en los partidos. No jugamos con intensidad y no sabemos por qué”, asumen desde el grupo.

El grupo asumió la responsabilidad de la situación y apoyó el trabajo de Galca. La decisión de mantener al técnico se consensuó con la plantilla y el dueño, que está en China

Cuando Galca tomó el mando en diciembre, el Espanyol sumaba 17 puntos en 15 partidos y se situaba en la 12ª plaza de la clasificación. Ocho encuentros después, el cuadro de Cornellà acumula 22 puntos y está a uno de la zona de descenso. “Fue una reunión espejo. Los jugadores y la plantilla nos pidieron que confiáramos en ellos y eso es lo que haremos. Hay que salvar la temporada, porque el año que viene comienza una etapa de ilusión”, explican desde los despachos del club. Confianza sí, pero hasta Mestalla. El destino de Galca está en el aire y la Junta ya está en contacto con Caparrós, Garrido y Lasarte.

Más información