Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Varios científicos piden a Brasil que posponga los Juegos Olímpicos

Dos profesores de la Universidad de Nueva York aconsejan cancelar o posponer el evento, mientras el Gobierno apuesta por la cita olímpica

La preocupación de la comunidad internacional por la expansión del virus del zika, que tiene a Brasil como epicentro del brote, ya cuestiona la celebración, en agosto, de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. “Acoger los Juegos en un lugar rebosante de Zika, un brote que la Organización Mundial de la Salud considera una emergencia de salud pública de importancia internacional, es , sencillamente, irresponsable”, escribió en la revista Forbesel doctor Lee Igel, profesor de la Universidad de Nueva York, bajo el título “El brote de zika significa que es el momento de cancelar los Juegos Olímpicos de Río”. Igel afirma que la celebración de un megaevento como ese “supone un estrés en las cuestiones económicas, políticas y sociales del país que lo acoge y, en el caso de Brasil, afecta también a su sistema de salud”. Los hospitales de Río de Janeiro, por falta de inversiones, viven hoy una crisis monumental y lidian diariamente con la falta de medicamentos y utensilios básicos como gasas y jeringas. “Si además consideramos que hay un aumento en el índice de contagio por el virus, está claro que hay que cuestionar sobre la mejor manera de usar los recursos”, explicó Igel a EL PAÍS.

Colega de Igel en la Universidad y también responsable por el artículo de Forbes, el doctor Arthur L. Caplan, sugiere que se contemple posponer el evento. “Si la epidemia continúa, es probable que algunas atletas femeninas no vayan y que muchos turistas cancelen. Lo más prudente y responsable es posponer los Juegos hasta tener una prueba diagnóstica confiable y que el dinero que se necesita para controlar el virus pueda invertirse”, escribe Caplan por email. Caplan también pone en duda la capacidad de la ciudad para asumir el desafío del Zika mientras corre a contrarreloj para ultimar los preparativos del mayor evento de su historia. “La mejor precaución es el control del mosquito, pero eso significa deshacerse de agua estancada, limpiar los recipientes que puedan acoger las larvas, fumigar… Es mucho trabajo ¿Es Río capaz de asumirlo mientras trata de terminar a tiempo las instalaciones olímpicas, lidiar con la calidad del agua para las competiciones acuáticas, prevenir el terrorismo y resolver sus problemas de presupuesto?", cuestiona Caplan.

El Gobierno brasileño, por su parte, descarta cancelar los Juegos. El ministro de la Casa Civil Jaques Wagner, afirmó que el brote sí puede perjudicar la llegada de turistas a Brasil, pero no cree que haya cancelaciones de viajes a largo plazo. “El riesgo grave es para las mujeres embarazadas. En esos casos no es recomendable, evidentemente".