Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Open de España Sergio García, un torneo con nombre propio

El mejor jugador español del momento apadrina en 2016 el torneo de bandera del golf nacional

Oficialmente hay que hablar del Real Club Valderrama Open de España-Fundación Sergio García. Nunca en su más que centenaria historia había tenido el torneo de bandera del golf español nombre y apellidos tan largos, y nunca desde su primera edición, celebrada en el club de polo de Madrid en 1912, había figurado en su denominación oficial el nombre de uno de los jugadores participantes, el del mejor español en la actualidad.

A este encaje de patrones, patrocinadores y padrinos ha debido llegar la federación española, propietaria del Open, para salvar la edición de 2016, que, dotada con dos millones de euros, supondrá la entrada en el continente del circuito europeo, entre el 14 y el 18 de abril, la semana siguiente al Masters de Augusta.

Curiosamente, será European Tour, una empresa que no figura en la interminable denominación del Open, quien aporte la mayor parte de la dotación, obligada para evitar que la desaparición de torneo español debilite su circuito. El organizador del Tour es también el inspirador de la idea de incluir en la denominación de sus torneos el nombre de figuras destacadas del golf, quienes, a cambio de su figuración, contribuyen a la fortaleza de la competición animando a participar a sus colegas de primer nivel.

Si Sergio García y su fundación, que entre sus fuentes de ingresos recibe aportaciones de varios torneos, es el anfitrión del Open español, el número uno de Europa, Rory McIlroy, ejerce las mismas funciones en Dubai, Ernie Els apadrina el Open de su Sudáfrica natal, Paul Lawrie un match play en Escocia y Luke Donald el Masters británico.

Valderrama entra en escena

Las tres palabras principales de las nueve de la denominación, las tres primeras, son Real Club Valderrama, el considerado mejor campo de España, y uno de los mejores de Europa, que acogerá por primera vez el Open.

En Valderrama, un campo situado en la frontera entre Málaga y Cádiz y que alcanzó su mayor nivel de excelencia bajo la égida del rey del estaño en Bolivia,el fallecido Jaime Ortiz Patiño, se han jugado las competiciones con los mejores golfistas del mundo: la Ryder de 1997 con el jovencito Tiger Woods derrotado por el capitán Seve Ballesteros; un par de décadas del Volvo Masters, el torneo que cerraba antes el circuito europeo, y algún Mundial American Express, como el de 1999, cuando Woods derrotó en el desempate a Miguel Ángel Jiménez.

El anuncio de la entrada de Valderrama en el Open con categoría de patrocinador se produce justo un mes después de que la prensa económica publicara la noticia de que la empresa británica propietaria de La Zagaleta, una urbanización de golf y lujo en las afueras de Marbella, había adquirido por 40 millones de euros el campo de Valderrama, que seguirá siendo gestionado por la sociedad anterior hasta 2050, y varias hectáreas de terreno circundantes, propiedad de los Martín Patiño, donde planea invertir 240 millones de euros en un nuevo campo, un Valderrama 2 que competirá en calidad con el campo que el arquitecto Robert Trent Jones diseñó en 1975 y remodeló 10 años más tarde.