Selecciona Edición
Iniciar sesión

El autobús de Huracán vuelca en Venezuela

El vehículo que trasladaba al aeropuerto al equipo argentino tras clasificarse en la previa de la Libertadores se quedó sin frenos

Uno de los jugadores, Patricio Toranzo, sufrió cortes en cuatro dedos de un pie

El futbolista del argentino Huracán Patricio Toranzo sufrió cortes muy fuertes en cuatro dedos del pie izquierdo, tras el accidente que tuvo este miércoles el autobús que trasladaba al equipo al aeropuerto de Maiquetía de Venezuela, según informó a Efe el coordinador general del Caracas FC, Ricardo Padrón. El Huracán es un equipo de primera división de Buenos Aires con una larga trayectoria y miles de seguidores, por lo que la noticia tuvo un enorme impacto en Argentina.

"Lamentablemente, la noticia de la amputación nos fue confirmada por Neiba Pires, secretaria sectorial de Salud del estado Vargas (costa norte de Venezuela)", aseguró Padrón quien estaba presente en el Hotel Olé Caribe donde se hospeda el plantel argentino hasta que puedan regresar a Buenos Aires. El presidente del club argentino, Alejandro Nadur, redujo más tarde la gravedad de las lesiones y aseguró que no había amputaciones sino una "limpieza" de los cuatros dedos para retirar los cristales incrustados y evitar posibles infecciones, pero insistió en que el jugador está bien y con ganas de estar listo para el 28, cuando está previsto el clásico con San Lorenzo, su gran rival.

El conjunto argentino ya había concluido su viaje en Venezuela y estaba a punto de tomar un vuelo para volver a Buenos Aires, después de disputar este martes el partido de vuelta de la fase previa de la Copa Libertadores 2016 en el que eliminó al club venezolano.

La mayoría de los jugadores sufrieron cortes y heridas pero de escasa gravedad, pero el accidente fue muy aparatoso. "La sacamos barata", aseguró el capitán, Martín Nervo, en conversación con Radio Rivadavia. Es una expresión argentina para expresar la suerte que tuvieron de que el accidente no tuviera mayores consecuencias.

Según explicó el capitán, el autobús perdió los frenos y estuvo "tres o cuatro minutos" aumentando la velocidad cada vez con menos control. "Entonces apareció la rampa. Empezamos a bajar a toda velocidad y por suerte chocamos con la montaña. Si no hubiera sido por esa rampa nos hubiéramos ido para abajo en la próxima curva". El accidente no tuvo consecuencias mortales porque todos los futbolistas y los técnicos iban con los cinturones de seguridad abrochados, por lo que nadie salió despedido del autobús.

Antes de que el presidente matizara, Fernando Locasso, médico de Huracán, había insistido en esa gravedad. "A Toranzo le amputaron parcialmente cuatro dedos del pie izquierdo", aseguró a La Nación  Sin embargo, todo parece indicar que este jugador no tendrá que abandonar la práctica del fúbol profesional. "Puede seguir jugando: el dedo gordo lo tiene bien, que es donde apoya la mayor parte del peso del cuerpo", había apuntado Locasso.

Además de Toranzo fueron intervenidos quirúrgicamente el delantero Diego Mendoza y el preparador físico Pablo Santella, por una lesión en el tobillo derecho y en la pelvis.