San Lorenzo, el equipo del Papa, gana el primer título argentino

Boca pierde 0-2 la supercopa del país austral y todos los rumores apuntan a la dimisión de Arruabarrena, el técnico que viene de ganar el campeonato

El fútbol argentino vuelve a demostrar que es tan imprevisible como casi todo en el país. Todo estaba preparado para que Boca Juniors empezara la temporada argentina arrasando, después de ganar el campeonato el año pasado, pero algo se torció. San Lorenzo de Almagro, el equipo del Papa Francisco, uno de los grandes de Argentina pero en teoría inferior ahora a Boca, le arrebató el primer título de la temporada con un resultado muy duro de asimilar para el campeón, un 4-0 inesperado. Un varapalo que tendrá casi con seguridad consecuencias en Boca, poco acostumbrado a este tipo de golpes. El partido, jugado en Córdoba, en el centro del país, marcaba además la clasificación para la Copa Sudamericana. Fue vibrante desde el principio pero acabó con una exhibición de San Lorenzo.

Los dos finalistas lucharon en una primera parte muy igualada. Ambos tuvieron varias ocasiones muy claras. Amagaban sin dar, casi sin centro del campo, en una especie de ataque interminable sin goles. Carlos Tévez, como casi siempre el más activo de Boca, se quedó solo delante del portero pero no supo rematar. Finalmente fue Fernando Belluschi, después de controlar un pase de Buffarini, quien se giró para romper el partido para San Lorenzo con un golazo por la escuadra.

A partir de ese momento Boca empezó a sufrir y a mostrar fallos en defensa. Lo intentó resolver el entrenador de Boca, el vasco Arruabarrena: sacó a Gago para tener más control del centro del campo. Pero poco a poco San Lorenzo se fue haciendo con el partido y esa primera parte igualada se convirtió en una segunda humillante para Boca, que vio impotente cómo San Lorenzo iba aumentando la goleada gracias a fallos defensivos clamorosos y otro golazo de falta.

San Lorenzo dominó por completo el final del partido mientras la cara del vasco Arruabarrena mostraba la enorme presión a la que está sometido. Ahora será mucho más fuerte.

Boca ganó el campeonato el año pasado y tuvo una buena temporada, aunque fue eliminado de la Copa Libertadores en un tormentoso partido en La Bombonera interrumpido cuando los ultras de Boca rociaron con gas pimienta a los jugadores de River. Muchos pensaban que Arruabarrena se retiraría al final del año. Pero no lo hizo y ahora, después de un mal arranque de la temporada que ayer se confirmó con el desastre frente a San Lorenzo, miles de hinchas piden en las redes sociales la retirada del entrenador.

Los rumores se han multiplicado después de que Guillermo Barros Schellotto, ex jugador de Boca como el propio Arruabarrena, dejara sorpresivamente de entrenar al italiano Palermo esta semana. Los movimientos parecen evidentes en el club que dirigió durante 12 años el actual presidente argentino, Mauricio Macri, y que ahora lidera un amigo y hombre de confianza suyo, Daniel Angelici. Él insistía antes del partido en que Arruabarrena va a seguir pase lo que pase. Pero nadie esperaba que ese "pase lo que pase" fuera un humillante 4-0. La crisis en Boca está asegurada.