FEF

El TAD obliga a una Asamblea de 180

Villar vulneró los estatutos federativos para reducir el censo electoral a 140

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha rechazado en parte el reglamento electoral que remitió Villar. La revocación del TAD se ha centrado en dos puntos fundamentales: la composición de la Asamblea General, que es la que elige al presidente; y en la moción de censura. En ambos casos Villar también vulneraba la Orden Ministerial sobre elecciones en las federaciones deportivas.

El martes 19 de enero la Comisión Delegada de la Federación Española de Fútbol (FEF) aprobó la reducción de la Asamblea General de 180 a 140 miembros y vulneró los estatutos federativos en su artículo 28: “La Asamblea General es el órgano superior de gobierno y representación de la RFEF, y está compuesta por 180 miembros, de los cuales 20 son natos y 160 electos”. El TAD en su informe advierte que la FEF debe ajustarse a sus propios estatutos.

La Comisión Delegada, formada por Villar, cuatro presidentes de territoriales, cuatro clubes y cuatro miembros salidos de los estamentos formados por jugadores, árbitros y entrenadores, no tiene potestad para modificar los estatutos. Entre sus deberes está “el de la aprobación y modificación de los Reglamentos y de las normas de competición”, pero en ningún caso vulnerando los Estatutos, que también son muy claros al respecto en el apartado K, del artículo 4 sobre competencias de la propia Federación: “Cumplir y hacer cumplir los estatutos, reglamentos, directrices y decisiones de la FIFA, de la UEFA y los suyos propios, así como las Reglas de Juego”. Según fuentes federativas, Villar habría reducido el número de asambleístas para tener un mayor control sobre los votos. Había dejado a los clubes profesionales, contrarios a su gestión, con 10 votos menos, de 30 a 20, y había ajustado al alza la horquilla del voto arbitral, favorable a su persona.

La reducción impulsada por Villar, en medio del conflicto que mantiene con el CSD, incluso vulneraba el propio reglamento electoral que había aprobado la Comisión Delegada y que en su artículo 13, apartado F, decía: “Velar por la aplicación de los Estatutos, reglamentos y disposiciones de la FIFA y de la RFEF”.

Durante la celebración de la Comisión Delegada fue Marcelino Maté, presidente de la territorial castellano-leonesa y uno de los hombres fuertes de Villar, el que presentó el manifiesto que justificaba la reducción del número de asambleístas. Su argumentación sorprendió y mucho a la dirigencia federativa contraria a Villar. “Además de los altos costes económicos y humanos que entiendo debe ocasionar la organización de una reunión de tantos miembros, lo cierto es que, por lo que hemos podido percibir en las últimas reuniones, no solemos asistir todos los miembros de la Asamblea General, siendo el número de asistentes habituales cercano a los 130 o 140”, argumentó Maté.