Selecciona Edición
Iniciar sesión

Cuando el Nápoles aprendió a ganar

El cuadro del sur, líder del Calcio, visita a la Juventus, segundo, y quiere repetir sus años de gloria con Maradona en el campo

“Estaba la sensación de que el sur no le podía ganar al norte. Nosotros fuimos a jugar contra la Juve a Turín y le metimos seis goles”, le explicaba Diego Maradona a Kusturica, en el documental del director serbio sobre la vida del astro argentino. “¿Sabés lo que significa que un equipo del sur le meta seis al cuadro del abogado Agnelli?”, remataba. Exageró el Pelusa, el Nápoles venció 3-5 al Juventus, el 20 de noviembre de 1988, su última victoria vestido con la 10 celeste en el viejo estadio Delle Alpi, la casa del club de la familia Agnelli, dueña de la FIAT. En cualquier caso, para Diego y su Nápoles la hazaña ya estaba firmada, dos años antes, el 9 de noviembre de 1986, derrotaron a la Juve en Turín (1-3), un triunfo que desafió a la supremacía de los equipos del norte. Victoria que se tradujo en la piedra angular del primer scudetto de la historia de club, en la temporada 1986-1987. Hoy el cuadro napolitano, líder del Calcio, visita al Juventus y se ilusiona, 30 años después, con repetir la hazaña de Maradona y compañía.

“Son épocas muy diferentes”, explica Ottavio Bianchi, entrenador del Nápoles entre 1985 y 1989. “En los 80 el Nápoles nunca había logrado un campeonato, ir a jugar a Turín era lo mismo que ir a perder. La presión era muy diferente, nosotros no sabíamos lo que era ganar y la Juve estaba preparada para ganar siempre”, añade Bianchi. “Aquel equipo del Nápoles fue un mérito exclusivo de Maradona. Un fenómeno, un verdadero artista”, Dino Zoff, técnico del conjunto bianconeri entre el 1988 y 1990.

Hasta que Diego pisó Nápoles, el cuadro del sur sólo había derrotado en tres ocasiones a la Juventus en Turín. Con el Pelusa al mando, el conjunto napolitano cosechó dos victorias, dos empates y tres derrotas en sus visitas al Delle Alpi. Las estadísticas dicen que los azzurri solo en siete oportunidades en su historia se llevaron los tres puntos del estadio de la Juventus. Y en su nueva casa, el Juventus Stadium, inaugurado en septiembre de 2011, el Nápoles nunca ganó. “El equipo está jugando muy bien, tienen un juego muy organizado y creo que es el momento para volver a ganar. El equipo está con el viento a favor”, vuelve Bianchi.

“Sí, puede ser el año justo para que el Napoli gane el scudetto, porque juega muy bien más allá de los goles de Higuaín”, opinó Maradona. El delantero argentino es el máximo artillero de la Serie A, con 24 goles en la misma cantidad de partidos. “Pero”, añadió Diego; “el problema nuestro problema se llama la Juventus. Gana siempre y, si continúa ganando, será duro para los muchachos de Sarri”. Después de un comienzo de liga dubitativo (del equipo finalista de la Champions se marcharon Tévez, Pirlo y Vidal y tuvieron que reformular el equipo), la Vecchia Signora lleva una racha de 14 victorias consecutivas y acechan al líder (están a dos puntos). “La Juve ha vuelto a ser la Juve. Ganar el quinto scudetto consecutivo sería una cosa maravillosa”, dice Zoff.

“Antes la gente no conocía la palabra ganar, ahora sí. Hoy la boca de nuestra afición está un poco dulce; antes, siempre amarga”, remata Bianchi. Vuelve el Nápoles a Turín (20.45 horas) y quiere aprender a recordar.