Selecciona Edición
Iniciar sesión

Gales frustra a Escocia

El XV del Dragón resuelve en la segunda parte ante un rival valiente pero impreciso (27-23)

El flanker David Denton defendía durante la semana que los escoceses no querían seguir siendo ser valientes perdedores. Una jornada más, el reto sigue pendiente. Mejoró Escocia tras su traspiés inicial ante Inglaterra y dominó durante una hora la contienda en Cardiff, pero volvió a quedarse corta cuando el viento sopló en su contra. Mantiene intactas sus opciones Gales, sostenida por la fiabilidad de sus tres cuartos. Mientras, el XV del Cardo empezará dentro de dos semanas en Roma su lucha por evitar la cuchara de madera.

Exigidos por una primera jornada de cuentas pendientes, galeses y escoceses brindaron un brillante cuarto de hora inicial. Los locales, igualados en el último suspiro por Irlanda, celebraron la recuperación de su apertura Dan Biggar tras dañarse el tobillo hace apenas seis días. El 10 se sacó una patada corta que pilló desprovista a la defensa escocesa y Gareth Davies, el medio-melé que condenó a Inglaterra en el Mundial, firmó una nueva marca cazando el balón muerto que había provocado Biggar para llevarlo raudo ante la desguarnecida retaguardia rival.

Sus pares escoces, perdederos en los últimos nueve encuentros del Seis Naciones, no desmerecieron. A ese golpe temprano respondió el orgullo del capitán Greig Laidlaw con un sostenido ataque que decidió el pie de Finn Russell. El apertura resolvió en superioridad con una patada atinada al fondo de la zona de marca que embolsó sin apuros Tommy Seymour. Instantes después, Laidlaw canjeó con maestría la transformación más exigente.

El ensayo asentó a Escocia, más presente en campo rival y más valiente en sus fases a la mano, asumiendo las inevitables imprecisiones. Incluso con la marcha por lesión de su imponente zaguero Stuart Hogg dominarían al intermedio. Incapaces de encontrar respuesta ofensiva, los galeses ensuciaron la creación rival y lo pagaron con dos golpes por no liberar al placado que Laidlaw convirtió en puntos (10-13).

Tras el intermedio, el virtuosismo dejó paso a un intercambio de errores evitables, desde el de Ruaridh Jackson al embolsar con el pie sobre la línea de cal una cómoda patada galesa al avant del local Liam Williams al recoger un pase asequible. Seguían dominando los escoceses, con el sudafricano Nel mandando en la melé, por más que el XV del Dragón no tardara en refrescar la primera línea con su banquillo.

Pese a sus logros, Escocia volvería a derrotarse a sí misma. Primero, el error de John Hardie perdiendo el balón en su aterrizaje sobre el césped antes de que el ala rival James acelerara hasta casi llevarlo a tierra prometida. Llegaría la velocidad de Duncan Taylor para vendar la herida, un gesto desperdiciado poco después por sus compañeros, incapaces de asegurar un saque de touch que terminó con Laidlaw posando sobre su propia zona de marca. Así, los galeses recuperarían el balón en la zona noble rival y Jamie Roberts acabaría percutiendo para devolver la delantera a su equipo.

Con Escocia tocada pero a un ensayo de la victoria, llegaría George North para escribir un final previsible. El ala, cuya contención es un supuesto innegociable para cualquier defensa, aprovechó un pase cruzado que descolocó a la guarnición rival para disfrutar en su carrera imparable hacia el ensayo. Taylor recortaría distancias quebrando la cintura de Gareth Anscombe, pero la última posesión de Escocia, con el tiempo ya cumplido, acabó antes de empezar.