Selecciona Edición
Iniciar sesión

James: “Cuando juegas poco rindes poco”

El colombiano achaca su bajo rendimiento a la falta de minutos con Benítez. “Cristiano está de puta madre”, espeta Zidane

“¡Obvio!”, exclama James Rodríguez cuando le preguntan por qué celebró su gol, el 2-1 del Madrid ante el Athletic, con tanta pasión que dio la impresión de que se le saldría el alma por la boca de tanto como gritó y se le hincharon las venas de la frente y se puso rojo. “Fue un lindo gol y grité así porque lo metí cuando ellos estaban jugando mejor”.

El código gestual-gutural del futbolista profesional indica que berridos como el de James suelen escucharse en casos de conflicto, cuando el sujeto desea fervientemente reivindicarse ante el público después de un periodo de críticas o incluso de desprecio, real o imaginario. El gol, marca de la casa, consecuencia de una diagonal y un zurdazo al segundo palo desde fuera del área, permitió al muchacho de Cúcuta, de 24 años, comulgar con la hinchada del fondo sur después de varios meses de zozobra. James dejó entrever al salir del vestuario que si no rindió a su mejor nivel fue porque las lesiones y la falta de confianza de su anterior técnico, Rafa Benítez, se lo impidieron.

“El cambio de entrenador ha sido bueno”, sentenció. “No solo para mí, sino para todos. Se nota en el juego principalmente. Zidane habla con cada uno de nosotros y eso es importante porque te da ganas de hacer buenos partidos y eleva la actitud”.

“Mi temporada ha sido buena”, prosiguió. “Lo que ocurre es que hasta hace un mes jugué poco y cuando juegas poco rindes poco. Cuando juegas más elevas el nivel. Cada cosa tiene su tiempo. Hay que esperar y cuando te dan la oportunidad estar siempre bien”.

James se mostró moderadamente optimista ante el partido de ida de octavos de final de Champions que le espera al Madrid en el estadio Olímpico de Roma el próximo miércoles. “Un club como este siempre tiene que estar preparado”, dijo. “El miércoles tenemos que salir a hacer un buen partido. Con la idea de ganar. Como siempre”.

Cristiano, a la banda

“James está ganando ritmo de competición”, observó Zidane, cuando le preguntaron por los autores del 2-1 y del 1-0. “Y Cristiano... ¿Qué voy a decir de Cristiano? Hoy ha demostrado que está de puta madre. No sé si puedo decir aquí estas palabras pero es así”.

El entrenador madridista, símbolo par excellence de l'élegance, quebrantó el protocolo que caracteriza sus discretas apariciones para dejarse arrastrar hacia el empleo del vocabulario popular. Sonriente y relajado, dio la impresión de que si está en este negocio no es para sufrir dolores de cabeza. Zidane no es el típico entrenador perfeccionista que atormenta a su audiencia, y a sí mismo, con quejas sobre lo que debió ser y no fue.

“¡Errores siempre vamos a tener!”, despachó, cuando le preguntaron por el pase fallido de Varane que posibilitó el 1-1 del Athletic. “No estoy preocupado por eso. Estamos bien físicamente y bien en el juego, y estoy muy contento con lo que hicimos frente a un rival muy bueno. Ha sido muy importante ganar y superar momentos de dificultad como los que hemos tenido. En el fútbol no siempre serás dueño del balón y de las situaciones. Rafa quiso jugar con Keylor y nos hicieron el 1-1 pero eso no cambia mi discurso. Son accidentes del fútbol. Varane es joven y cada vez le pido más responsabilidad. No me preocupa que falle. Solo le pido que la próxima vez intente mejorar”.

Zidane solo se detuvo a analizar con profundidad el cambio de posición de Cristiano, un poco más volcado a la banda. “Nosotros buscábamos eso”, dijo. “Para mí Cristiano es muy importante en la banda, cuando encara, cuando se va por velocidad, cuando intenta el uno contra uno. Allí es muy bueno. El Athletic es un rival muy fuerte y presionan todos juntos. Nuestra idea era cambiar de orientación el juego cuando el balón estuviera en una banda para obligarlos a regresar y jugar en la otra banda con más espacios. Le pedimos a Cristiano que se pegara a la izquierda para recibir cuando cambiábamos y el primer gol fue eso. Hubo una recuperación de Toni, un pase a Benzema, y un pase a Cristiano. Esas jugadas son muy difíciles de defender”.