Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El All Star de Kobe Bryant

El mito de los Lakers cierra una época con su despedida del partido de las estrellas

Se va Kobe Bryant en plena explosión de Stephen Curry y mientras LeBron James mantiene su rango. Ese es el frontispicio del All Star, un acontecimiento que escenifica la jerarquía y los cambios de una NBA en permanente estado de ebullición. Toronto, por primera vez en la historia una ciudad no estadounidense, es el escenario ideal para albergar una cita que cierra una época, con el partido entre las conferencias Este y Oeste como colofón este domingo (2.30 de la madrugada del lunes en la España peninsular, en #0). El talento de Kobe Bryant ha impregnado la Liga durante los últimos 20 años. Llegó a jugar con Michael Jordan y se va en el momento en el que Stephen Curry y sus Warriors llevan camino de romper los esquemas y marcar una nueva era. Y entre medias, LeBron James, el jugador que continúa ascendiendo su escalafón entre las estrellas de todas las épocas.

Kobe llevaba siete años en la NBA cuando llegó LeBron en 2003. No hay monopolio que valga en una Liga tan abierta, pero desde 2005, Kobe y Lebron han estado en todos los All Star y desde 2006 no ha habido final en la que no apareciera el uno o el otro. Lo raro es que no se hayan enfrentado en ninguna de ellas. La NBA ha gravitado en torno a estos dos jugadores, sin menoscabo de los Spurs de Duncan, Parker y Ginóbili, los Celtics de Garnett, Pierce y Rondo, los Mavericks de Nowitzki y, ahora mismo, los Warriors de Stephen Curry.

El impacto que supone la retirada de un jugador como Kobe Bryant es enorme, casi tanto como la sucesión de homenajes, reconocimiento y elogios que se le tributan. El 30 de noviembre anunció su retirada. Desde entonces y hasta su último partido, el 13 de abril en el Staples Center ante Utah, los desplazamientos de los Lakers se han convertido en una gira de despedida de Kobe, al estilo de las de las más grandes figuras del rock&roll. Pero el All Star, la cita anual de las estrellas en las que cumplirá 18 presencias en sus 20 años de carrera, supone la mejor ocasión para que la NBA y la afición de una Liga cada vez más global rindan su reconocimiento hacia un jugador excepcional. “Ha llegado la hora de pasar página”, admite, a sus 37 años, quien ha sido cinco veces campeón de la NBA, siempre, como en toda su carrera, vistiendo la camiseta de los Lakers. “Voy a jugar con tipos que tenían cuatro años cuando disputé mi primer All Star. He sufrido muchas lesiones y siempre he tenido fe en recuperarme, pero después de tantas, no se sabe nunca”.

Pau Gasol: “Es historia viva”

LeBron, Anthony y detrás Pau Gasol, en el entrenamiento. AP

No ha importado que sus estadísticas hayan descendido notablemente (de los 35 puntos de media en 2006 a los 17 de ahora) o que los Lakers, su equipo, ocupe la última plaza en la Conferencia Oeste. Fue el jugador más votado por los aficionados en la elección de los quintetos titulares del All Star, con 1,9 millones de votos, por delante de Stephen Curry (Golden State, 1,6 millones) y de LeBron James (1,08 millones). Solo otro jugador legendario, Kareem Abdul-Jabbar, con 19, supera a Kobe Bryant en participaciones en el All Star. Se va Kobe con la única frustración, afirma de las finales de la NBA que perdió con los Lakers en 2004 y 2008 ante Detroit Pistons y Boston Celtics. “Hubiera podido hacer las cosas de manera diferente en mi condición de líder”.

Anthony Davis, la estrella de Nueva Orleans, uno de aquellos niños que con cuatro años veían a Kobe cuando compitió en su primer All Star, en 1998, desea contribuir a que su ídolo gane el trofeo MVP del partido de los Estrellas. “Haremos todo lo posible porque lo consiga”. Sería el quinto, otro récord. LeBron, que estará en el equipo del Este, frente a Kobe, reconoce: “Cuando yo era un adolescente, seguía su trayectoria. Verle pasar del instituto a la NBA fue una fuente de inspiración”.

Hace solo una semana, Kobe Bryant, en San Antonio, una de las escalas más importantes de su gira de despedida, anotó 25 puntos. Gregg Popovich, el entrenador de los Spurs y el hombre que dirigirá al equipo del Oeste en el All Star, comentó: “Es como estar viendo a Michael Jordan. Me he quedado mirándole. Es impresionante. Comete errores, pero es increíble como los supera”.

Si hay un jugador con el que Kobe mantiene una relación especial, ese es Pau Gasol. El español está finalmente en la cita de Toronto. Es su sexta participación en el partido de las Estrellas. “Es una satisfacción y un orgullo seguir al más alto nivel a estas alturas de mi carrera”, puntualiza el jugador español de 35 años que esta temporada promedia 17 puntos, 10,9 rebotes, 3,4 asistencias y 2 tapones. Pau rozó su entrada directa en el quinteto inicial —se quedó a 360 votos de los que recibió Carmelo Anthony—, no fue elegido por los entrenadores entre los siete reservas del equipo del Este, pero la lesión de su compañero en los Bulls, Jimmy Butler, permitió que el comisionado de la NBA le designara para figurar en la colección de astros que dirigirá Tyronn Lue, el entrenador de los Cavaliers.

“Será muy especial enfrentarme a Kobe en su último All Star. Es historia viva”, afirma el que fuera compañero del 24 de los Lakers desde 2008 hasta que fichó por los Bulls en 2014. “Trataremos de disfrutar los momentos que estemos juntos en la cancha, será emocionante. Además de un compañero, es un amigo”.

La temporada de los Bulls está siendo muy irregular, poco satisfactoria en las últimas semanas, en las que han perdido seis de los siete partidos que han disputado. “Cuesta tiempo que un equipo nuevo desarrolle su mejor juego, un equipo con una filosofía nuevo con el cambio de entrenador y que además ha perdido jugadores importantes a causa de las lesiones”, argumenta Pau Gasol en referencia a la baja de Noah para toda la temporada y a las ausencias de Buttler y Mirotic, además de la Dunleavy, que acaba de reaparecer después de haberse perdido los primeros meses de competición. “Es difícil porque hemos tenido que cambiar de mentalidad y de pautas de trabajo en plena temporada. Pero tenemos que hacernos más fuertes y, si estamos bien de salud, plantaremos cara”, cierra el 16 de los Bulls.

Más información