Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

LaVine y Gordon lo bordan en los mates y Thompson gana los triples

El jugador de los Wolves repite título en una final épica y la estrella de los Warriors cede ante su compañero

Zach LaVine y Aaron Gordon, con un duelo sensacional en el concurso de mates, acapararon los elogios y la admiración en una velada del All Star en Toronto centrada en principio en el quehacer de Stephen Curry en el concurso de triples. Curry es sin discusión el jugador de la temporada en la NBA, y su compañero en los Warriors Klay Thompson le destronó en una emocionante final. Sin embargo, el duelo entre los mejores cañoneros de la Liga, fue superado por la sucesión de mates de LaVine y Gordon. Fue uno de los mejores que se recuerdan, con una exhibición de fuerza y plasticidad espectacular.

LaVine repitió el título, pero incluso él mismo se quedó prendado ante la demostración de facultades de Gordon. El base-escolta de los Wolves, en su alocución cuando recogió el trofeo de ganador, elogió a su rival y afirmó que merecía la victoria tanto como él.“Debimos compartir el trofeo, nunca antes había visto mates así. Ha sido el mejor concurso de la historia”, dijo LaVine.

No fueron uno, ni dos, ni tres, sino una sucesión inacabable de mates, a cual más escalofriante y espectacular, la que ofrecieron LaVine y Gordon. Los dos obtuvieron la máxima puntuación posible en los dos mates que efectuaron en la final. Hubo que recurrir a dos desempates, mientras que algunos jugadores como Millsap o Paul Pierce tuiteaban mensajes de admiración ante la exhibición que estaban brindando sus compañeros. Fue especialmente asombroso un mate de Gordon tras pasar con ambas piernas a la vez por encima de la mascota que sujetaba el balón sobre su cabeza.

Finalmente, LaVine decidió con un mate tras saltar desde la línea de tiros libres y pasarse el balón por debajo de las piernas, que le valió otra puntuación máxima. Gordon, antes, había hundido el balón con un mate clásico, el ‘tomahawk’, que en su día pusiera en boga el legendario Dominique Wilkins. Pero tres de los cinco exjugadores que ejercieron de jueces del concurso puntuaron a Gordon con un 9. Tal como estaba la final, no llegar al pleno de dieces significaba perderla.

LaVine, que ganó el día anterior fue designado el MVP del partido de las Estrellas Emergentes, repitió por segundo años consecutivo en un concurso en el que Will Barton y Andre Drummond, pese al intento de ayuda de Steve Nash, cayeron a las primeras de cambio.

La final de triples fue un mano a mano entre los ‘Splash Brothers’, como apodan a la soberbia pareja de los Warriors. El esprín final de Thompson, con pleno en el último carro de balones, el ‘money ball’, le valió la victoria sobre Curry. Thompson sumó 27 puntos, por 23 de Curry, que empezó muy bien la final, con siete aciertos seguidos.

El novato de Phoenix Suns, Devin Booker, no tuvo opción porque solo sumó 16 puntos en la final. Su mérito fue estar en ella después de superar a Harden y Redick en el desempate que fue necesario disputar tras una primera ronda en la que los tres sumaron 20 puntos. Quedaron eliminados en esa primera ronda el ídolo local, Kyle Lowry (15 puntos), CJ McCollum (14) y Khris Middleton (13). Thompson ya fue el mejor en la primera ronda, con 22 puntos, mientras que Curry pasó a la final con 21, pero gracias a sus dos últimos aciertos en el carro en el que cada balón puntuaba doble.

Klay Thompson, que acaba de cumplir 26 años y es hijo del exjugador de los Lakers Mychael Thompson, promedia esta temporada 21,3 puntos y ha anotado 161 triples con un 42% de acierto. Por segundo año consecutivo estará en el partido de las Estrellas. Curry, que ganó el concurso de triples el año pasado, suma esta temporada 245 con un porcentaje del 45%. Es, además, el máximo anotador del campeonato con un promedio de 29,8 puntos.

Karl-Anthony Towns ganó el concurso de Habilidades. El jugador de los Wolves hizo buena la innovación de la NBA, que en esta edición incorporó a cuatro pívots a una especialidad monopolizada por los bases y aleros. Towns venció en los cuartos de final a Draymond Green y en las semifinales a DeMarcus Cousins. Su rival en la final fue el base de los Celtics, Isaiah Thomas, que eliminó a Mudiay y a McCollum. La final fue muy igualada. Towns y Thomas corrieron tan en paralelo que se estorbaron en un par de ocasiones. Towns fue el primero que anotó el triple con el que concluía el concurso.

Towns, número uno del último draft, mide 2,11 metros. Explicó que desde pequeño sus entrenadores le enseñaron los fundamentos del juego y por eso se animó a participar en el concurso de Habilidades. Su compañero, Ricky Rubio, dijo Towns, le ayudó con algunos de los detalles para preparar la competición en Toronto. Isaiah Thomas es el jugador más bajo esta temporada en la NBA, con 1,75 metros.

Towns, rodeado por Green, Davis y Cousins. EFE

Más información