Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Tottenham y el Arsenal acechan al líder Leicester

Los poderosos equipos de Londres se consolidan como alternativas a la revelación de la Premier League

La Liga inglesa es cosa de cuatro y las dos opciones londinenses salieron reforzadas de una jornada dominical que congregó a ese póquer de favoritos en dos partidos. Tras ellos el Leicester mantiene el liderato con dos puntos de ventaja sobre el Tottenham Hotspur y el Arsenal y seis sobre el Manchester City, que en las dos últimas jornadas, justo desde que se conoció la llegada de Guardiola al club, ha caído en su estadio ante los dos primeros del campeonato. A 12 puntos de la cabeza se queda el Manchester United, que decepcionó de nuevo al perder contra el Sunderland, el penúltimo en la tabla.

El Arsenal es tercero, pero se acerca a la cima tras derrotar al Leicester (2-1) con un gol en la prolongación que se gritó en el Emirates Stadium con la excitación de los grandes momentos. Marcó además Welbeck, que reaparecía tras un calvario. El pasado mes de abril tuvo que parar de jugar por un problema en el cartílago de su rodilla izquierda. Tras pasar todo el verano trabajando en su puesta a punto, al llegar septiembre supo que tenía que ir al quirófano. “Se lo merecía”, resumió su compañero, el meta Petr Cech.

El Arsenal no quiere saber nada con cenicientas. Ya había derrotado al Leicester como visitante y ayer, en Londres, volvió a negarle el éxito. En el Emirates Stadium estaba en juego la capacidad del cuadro de Ranieri para ir más allá de la sorpresa. “Jugamos para ganar y lo hicimos muy bien. Ahora tenemos que pensar en el Norwich”, resumió el estratega romano. Antes, sus chicos disfrutarán de siete días de vacaciones. El próximo fin de semana está reservado para los octavos de final de la Copa y el Leicester está eliminado. “No sé a donde se irán”, apunta el técnico. “Como si se marchan a Dubai... Nos veremos el próximo lunes”, concluyó.

El Leicester ha superado con seis puntos sus tres esperados partidos frente a Liverpool, Manchester City y Arsenal. Y mantiene al máximo goleador del campeonato, Vardy, que volvió a marcar tras forzar un penalti cometido por el lateral español Monreal justo antes del descanso. El cuadro de Ranieri, fiel a su estilo, jugó un partido fiero y vertical en el que mereció mejor suerte, pero su lateral derecho Simpson se hizo expulsar con media hora por delante y sus ilusiones se desvanecieron. “No fue justo, cometió dos faltas normales, pero no de tarjeta. Seguro que si acabamos 11 contra 11 hubiéramos ganado”, clamó el entrenador italiano.

Lo cierto es que la superioridad numérica fue un caramelo que el Arsenal no desperdició, porque al verse con uno más comenzó a bombardear la tierra de Schmeichel. Empató Walcott y cuando el portero danés no paraba de sacar manotazos y el empate parecía anclarse en el marcador, Welbeck firmó la victoria del Arsenal en el tiempo de descuento tras rematar la enésima asistencia de Özil. El Arsenal llevaba una victoria en sus últimos once duelos frente a los líderes de la Premier. “La victoria nos ayudará a tener más confianza”, resumió Arsene Wenger, que llegó al club hace 20 años y en ellos ha ganado tres Ligas.

En plena resaca de la victoria del Arsenal, el Tottenham completó la gran jornada para los equipos del norte de Londres con un triunfo incontestable en casa del Manchester City (1-2). El equipo que prepara Mauricio Pochettino controló un partido trabado en el que apenas permitió opciones de gol al rival. Lejos de la emoción vivida en el Emirates, la cita en Manchester mostró una peligrosa tendencia de la Premier, donde cada vez hay menos partidos sin ese ida y vuelta que era seña de la competición inglesa. Hubo demasiado control y contención durante 50 minutos hasta que el árbitro señaló un penalti inexistente que Harry Kane embocó para adelantar a los Spurs.

Se lanzó a por el empate el City, escaso de fútbol. Yayá envió una falta al larguero e igualó el revulsivo Iheanacho a un cuarto de hora del final. Pero 10 minutos después Lamela conectó con Eriksen, que definió con clase ante Hart. El Tottenham sólo ha sido dos veces campeón de la Liga inglesa, en 1951 y en 1961.

 

Más información