Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Villar pide amparo a la FIFA ante el CSD

Cuatro dirigentes territoriales firman una carta en la que piden al organismo que actúe ante lo que califican de injerencia del Gobierno

La amenaza de Ángel María Villar de acudir de nuevo a la FIFA para quejarse de lo que califica de injerencias del Gobierno en sus asuntos federativos ya es realidad. Markus Kattner, secretario general del organismo que rige el fútbol mundial, ya tiene en sus manos una carta en la que el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF) denuncia la injerencia del Consejo Superior de Deportes (CSD) en el proceso electoral federativo y en la que se le solicita a la FIFA que actúe de inmediato. La misiva no está firmada por Villar, sino por varios de sus directivos más cercanos: su vicepresidente económico y presidente de la territorial tinerfeña, Juan Padrón; Vicente Temprado, de la madrileña; Vicente Muñoz, de la valenciana, y Andreu Subies, de la catalana.

La intervención de la FIFA, inmersa, por su parte, en su propio proceso electoral para hallar un sucesor a Sepp Blatter, podría suponer que España no disputara la Eurocopa de 2016 y que los clubes españoles fueran expulsados de las competiciones internacionales. “Si España no puede disputar la Eurocopa o cualquiera de los equipos que están en la Champions o en la Liga Europa es expulsado no creo que la popularidad de Villar salga bien parada”, advierte un dirigente federativo contrario a Villar que pide anonimato. “Lo que demuestra Villar con esto es que con tal de salvarse él no le importa poner en peligro ni a la selección ni a los clubes”.

El cuarteto de directivos de la española estampó su rúbrica en un documento en el que se cuestionan las competencias del Gobierno para investigar la corrupción. La carta también duda de la capacidad del CSD para fiscalizar el uso de fondos federativos privados, no procedentes de una subvención estatal, que son, según Villar, los que se habrían utilizado en los presuntos tratos de favor al Recreativo de Huelva y al Marino de Tenerife.

No es la primera vez que recurre al máximo organismo del fútbol. Ya lo hizo en 2008 y en 2012

Intervención autonómica

Sin embargo, la Ley del Deporte obliga al CSD a controlar el dinero de las federaciones, tanto el que procede de subvenciones públicas como los recursos propios que generan. El organismo presidido por Miguel Cardenal pedirá, en este sentido, que sus respectivos gobiernos autonómicos pregunten a los federativos firmantes de la carta a la FIFA para que respondan de las dudas que emiten sobre el hecho de que el Estado investigue la comisión de delitos tales como administración desleal y malversación de fondos, de los que hay claros indicios en el caso del Recreativo. Dos de los firmantes, Temprado y Subies, están en el punto de mira de la FIFA por haber concedido licencias en los casos de las sanciones al Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid por los fichajes de menores. Muñoz podría estarlo en breve porque el Valencia también está pendiente de sanción.

No es la primera vez que Villar recurre a la FIFA para amenazar al Gobierno. Ya lo hizo en 2008, cuando se negaba a aceptar el calendario electoral fijado por el CSD, y volvió a hacerlo en 2015 contra el Real Decreto de los derechos televisivos. En 2008, cuando la FIFA y sus dirigentes parecían intocables, logró amedrentar al Ejecutivo socialista. Siete años más tarde, a punto de estallar el FIFAgate, la amenaza no tuvo consecuencias.

La maniobra también ha sido utilizada por su hijo Gorka Villar, director general de la Conmebol, para obligar a varios presidentes de clubes uruguayos a no recurrir a la vía ordinaria para denunciar la venta a la baja de los derechos de retransmisión de la Copa Libertadores. Esto le ha supuesto ser acusado por extorsión. La acusación ha sido ratificada ante una juez uruguaya por Eugenio Figueredo, ex presidente de la Conmebol, que aseguró que Gorka utilizó la influencia de su padre en la FIFA para coaccionar mediante cartas a los dirigentes uruguayos.