Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una lesión obliga a Orlando Ortega a cerrar su temporada ‘indoor’

El vallista sufrió una rotura de fibras en la reunión de Berlín

Orlando Ortega acudió el sábado al mitin de Berlín con la ilusión y las fuerzas de lograr la mejor marca de su vida en los 60m vallas y regresó a Madrid cojeando y sin marca. El lunes, una ecografía fotografió una rotura de fibras musculares en su abductor, que le obligará a un reposo forzado de unos cuantos días y, por lo tanto, a un final anticipado de su temporada en pista cubierta. Ortega, quien batió hace 12 días el récord de España en Düsseldorf (7,49s), no participará en la reunión de Glasgow el próximo sábado, tampoco en la de Madrid del 26 de febrero ni en los campeonatos de España, la semana siguiente. "Lo importante es el aire libre", dijo Ortega, el mejor vallista del mundo en 2015, quien espera participar como español en los Juegos de Río, su segunda experiencia olímpica tras su debut como cubano en Londres 2012, donde, con 21 años recién cumplidos, terminó sexto.

"Corrí tocado en el abductor la semifinal y me tuvieron que infiltrar para correr la final", dice Ortega. "Lo hice por compromiso, porque el año pasado había ganado en Berlín y no podía borrarme. Y pese a eso, corrí en 7,51s, lo que dice mucho de mi buen estado de forma". Corrió una décima más lento que el francés Dimitri Bascou, quien, con 7,41s, mejor marca mundial del año, batió el récord de Francia.

"Mi hijo estaba para bajar de 7,40s", dice Orlando Ortega, padre y entrenador del atleta, quien ya ha terminado su contrato con la federación cubana que le tenía trabajando con los velocistas de Trinidad y Tobago y se ha instalado en Madrid con su hijo. "Pero el dolor y la lesión le impidieron progresar con fuerza".