Mueren en 11 días dos exjefes de la agencia rusa antidopaje

El laboratorio antidopaje ruso está en el centro de un grave caso de corrupción

Dos ataques cardiacos han acabado en el plazo de 12 días con la vida de dos exresponsables de la agencia rusa antidopaje (RUSADA), suspendida por las autoridades mundiales después de un informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que señalaba que en Rusia aún se practicaba un dopaje de Estado encubierto por todos sus dirigentes deportivos. A raíz del informe, que también implicaba al expresidente de la federación internacional de atletismo (IAAF), Lamine Diack, el atletismo ruso, en el centro del escándalo, quedó suspendido mientras procedía a regenerarse. Sus nuevos dirigentes esperan que aún esté a tiempo de participar en los Juegos de Río, en agosto.

El 3 de febrero falleció por causas naturales, aparentemente por un infarto, Viacheslav Sinev fundador de RUSADA y máximo responsable hasta 2010. El domingo murió, mientras practicaba esquí de fondo Nikita Kamaev, director de la agencia entre 2011 y noviembre de 2015, cuando el informe de la AMA redactado por Dick Pound le obligó a dimitir.

Según el informe, Kamaev, de 52 años, había participado activamente en la corrupción del dopaje ruso, que incluía el aviso previo de los controles que se efectuarían a los deportistas, el cobro de dinero por ocultar positivos, la destrucción de pruebas sin analizar o la contaminación de las muestras para ocultar positivos. Kamaev fue también el responsable del dispositivo antidopaje de los juegos de Invierno en Sochi 2014. En el informe Pound se relata que agentes del servicio secreto del presidente Putin estaban presentes durante los análisis en el laboratorio construido para Sochi.

Más información