Selecciona Edición
Iniciar sesión

Detenido en Oviedo el exatleta Nolet por presunto tráfico de anabolizantes

La policía intervino unos cinco kilos de sustancias prohibidas en una operación con 15 arrestos

Fuentes de la lucha antidopaje han confirmado que una unidad de la policía nacional ha detenido hoy martes a unas 15 personas en Asturias durante una operación para desmantelar una red de tráfico de sustancias dopantes. Entre los detenidos, que estaban a la espera de pasar a disposición judicial, según las fuentes consultadas, destaca el nombre de Pedro Pablo Nolet, atleta velocista de 45 años que fue internacional con la selección española en los años 90. Nolet, quien también trabajó como entrenador de deportistas, regentaba una gran tienda de nutrición en Oviedo, donde la policía requisó gran cantidad de anabolizantes importados ilegalmente, "hasta cinco kilos de productos", según las fuentes citadas.

Un atleta patrocinado por la cadena de nutrición y artículos deportivos investigada, que dispone de tres tiendas en el Principado, confirmó que el local de Oviedo estaba cerrado y que entre los compañeros se hablaba de una fuerte importación de anabolizantes desde China u otros países. Fuentes policiales sostienen que el destino de las sustancias era gimnasios asturianos, aunque no descartaban que la red suministrara a algunos deportistas de elite, como piragüistas y boxeadores.

Cuando era atleta, uno de los mejores velocistas del equipo español (20,91s en 200m; 10,35s en 100m, y 10,89s en 100m a los 44 años; 6,71s en los 60m), Pedro Pablo Nolet destacaba por su sentido del humor. "Soy negro, pero hago marcas de blanco", declaró a EL PAÍS Nolet, a quien le gustaba tumbarse a tomar el sol, en una entrevista en los años 90. Después de retirarse del atletismo profesional, Nolet siguió practicándolo en categorías de veteranos, y también multiplicó su trabajo en el gimnasio, obsesionado con lograr un gran cuerpo musculado.

Como técnico, Nolet entrenó hasta finales de 2009 a la mejor velocista asturiana, Estela García. En 2010, la sprinter, que se había trasladado a Madrid, se vio implicada en la Operación Galgo, que supuso el final de su entonces entrenador, Manuel Pascua. En algunas conversaciones telefónicas de la Galgo se oyó a Pascua diciendo que Estela ya tomaba anabolizantes cuando la entrenaba Nolet, lo que el técnico asturiano desmintió tajantemente. En agosto de 2011, Estela García no pudo viajar con la selección española al Mundial de Daegu tras dar positivo con un diurético.