Del Potro, 327 días después

El argentino, castigado por las lesiones, reaparece con un triunfo en Delray Beach: 6-1 y 6-4 a Kudla

El resultado (6-1 y 6-4 ante el estadounidense Denis Kudla) suele ser un buen indicativo, pero en este caso tal vez fuera lo menor. Lo importante, lo advertía el propio protagonista durante los días prevíos, era verdaderamente volver a sentirse deportista, feliz sobre una pista. Sentirse un hombre pleno de nuevo y jugar sin dolor. Así que Juan Martín del Potro disfrutó a las mil maravillas de su regreso a la cancha. Lo hizo 327 días después, tras 11 meses de incertidumbre y oscuridad (otra vez); fue en Florida, en un torneo menor (Delray Beach, de categoría 250), pero para él fue toda una bendición.

Y es que Del Potro no saboreaba esa sensación desde marzo del año pasado, cuando disputó su último partido, ante el canadiense Vasek Pospisil en Miami. Desde entonces, otra vez, una ruta de sufrimiento y médicos, de angustia y sinsabor. Una senda bien muy bien conocida por el tandileño, que en su día (2009) alcanzó el número cuatro del ranking y elevó el cetro del US Open, llamado a priori a discutir el tronío de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic.

Tiene 27 años y ocupa actualmente el puesto 1041 en el ranking. En los últimos dos años, Del Potro ha jugado 14 partidos y en los últimos cinco ha pasado en cuatro ocasiones por el quirófano de Rochester (Minnesota) para reparar sus maltrechas muñecas: una vez la derecha (mayo de 2010) y tres la izquierda (marzo de 2014, enero de 2015 y la última en junio del año pasado). Demasiadas idas y venidas, mucha lucha interior. La opción, así lo ha expresado él varias veces, de renunciar al tenis.

Pero ahora ha vuelto. Puede dar fe de ello Kudla, al que le arrebató el primer set en tan solo 24 minutos, o al que apenas le brindó oportunidades de arañarle un punto con sus saques. El argentino, rotundo (92% con primeros) y potente con la derecha, jugó con la precaución propia que le exigen sus articulaciones; especial cuidado tuvo con el revés a dos manos, el golpeo en el que más sufren sus muñecas.

Volvió Del Potro, que en la siguiente ronda se medirá al australiano John Patrick Smith (135). Volvió Delpo y lo celebra el tenis.

Más información