Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Milagro en São Paulo

The Strongest logra ganar un partido fuera de Bolivia en la Libertadores 35 años después

Hay que remontarse a una época sin celulares ni Internet para encontrar una victoria de The Strongest lejos de Bolivia. El equipo rompió el miércoles una racha negativa de 35 años sin ganar fuera en la Copa Libertadores al imponerse por 0-1 al São Paulo. Sumaba 48 partidos sin victorias (siete empates y 41 derrotas), un largo camino por el desierto.

El gol de Matías Alonso en el estadio Pacaembú (minuto 62) para el conjunto atigrado, como se le conoce en su país, significó a la postre la segunda victoria en la historia de la Libertadores para un club boliviano en Brasil. La conquista anterior ocurrió en 2002, cuando Atlético Paranaense perdió 1-2 contra Bolívar, y también se dio en el arranque de la competición. En aquel torneo, a pesar del triunfo inesperado, los bolivianos no pudieron clasificarse a la siguiente fase.

El último éxito de The Strongest como visitante en un país extranjero se remonta a 1981, cuando derrotó 2-3 al equipo ecuatoriano Técnico Universitario. Como visitante dentro de la propia Bolivia, ganó por última vez un año después, en 1982, en el estadio Félix Capriles, 1-2 contra Wilstermann. Desde entonces, acumuló siete puntos de los 144 posibles.

"Por el escenario y por las distancias económicas, es un hecho histórico en la competición. Es como si en la Champions League la Juventus perdiera con el Astana (equipo de Kazajistán)" compara el periodista Javier Lanza.

Como local, São Paulo llevaba 23 partidos consecutivos sin perder contra un conjunto extranjero por la Copa Libertadores. Su último tropiezo ocurrió hace ya una década, en 2006 contra las Chivas de Guadalajara. En aquella ocasión, los mexicanos vencieron por 1-2 a los entonces campeones defensores de la copa. En total, sólo cinco equipos (además de Chivas y The Strongest: Palestino y Colo Colo de Chile y Peñarol de Uruguay) han vencido al Tricolor en su casa.

El equipo paulista, tres veces campeón de América, se clasificó a la fase final de la Copa Libertadores después de eliminar en el repechaje al César Vallejo de Perú. Se esperaba un debut diferente de su nuevo director técnico, Edgardo Bauza, campeón de la Libertadores en dos ocasiones con dos clubes diferentes (Liga de Quito en 2008 y San Lorenzo en 2014), pero el esfuerzo de los bolivianos, un equipo con profundos lazos indígenas, fue superior.

La próxima visita de The Strongest será a Buenos Aires, donde jugará contra River Plate, el actual campeón de América. Los aficionados bolivianos no quieren dejar pasar otros 35 años para volver a ver a su equipo ganar fuera. Desean iniciar una nueva racha, esta vez positiva. El escenario no es el ideal, pero tampoco lo era su visita a Brasil. Pero ellos confían en una nueva sorpresa.