Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los futbolistas del Reus denuncian que llevan tres meses sin cobrar

El equipo es segundo y aspira a jugar por el ascenso a Segunda A pero sufre el segundo episodio de impagos esta temporada

Los jugadores del Reus durante un entrenamiento.
Los jugadores del Reus durante un entrenamiento.

Tres meses de nóminas le adeuda la directiva del Club de Futbol Reus a la plantilla. El equipo está realizando una óptima temporada, es segundo en el Grupo 3 de Segunda B y aspira a disputar el play-off para ascender a Segunda A, y además, disputó una reñida eliminatoria de Copa ante el Atlético de Madrid. Pero la situación es convulsa en los despachos del club. Los jugadores hicieron público ayer su disgusto por la que tildan de “situación económica muy grave”. No cobran desde octubre y dicen tener “dificultades para hacer frente a las necesidades básicas de cualquier familia”.

Fue el capitán del equipo, el delantero Alex Colorado, el encargado de leer un comunicado donde se instaba a la directiva que capitanea Joan Oliver a mover ficha para solventar unas tensiones de tesorería que, de hecho, no solo sufren los futbolistas sino que afectan a todos los empleados de la entidad. La plantilla compareció en bloque y no aceptó preguntas. Los futbolistas insisten en qué “por respeto al club y a los aficionados” van a seguir compitiendo con la máxima profesionalidad pero lamentan que, por segunda vez en lo que va de temporada, el club tenga bloqueados sus salarios.

El mes pasado, el Ayuntamiento reclamó una deuda de más de 220.000 euros al club por uso de las instalaciones municipales

Desde la directiva no se da ninguna respuesta oficial a las demandas de los jugadores. En septiembre pasado, ante el primer episodio de retrasos en el cobro de las nóminas que sufrió la plantilla, Joan Oliver asumió toda la responsabilidad de los impagos y los achacó a una eventual falta de liquidez provocada por unos negocios que tiene en Asia. Oliver, quien fuera director general del Barça bajo la presidencia de Joan Laporta, es el máximo accionista del Reus desde hace dos temporadas. “Espero perder poco dinero y no pretendo hacerme rico en Reus”, dijo al poco de llegar. Ambiciona profesionalizar el club y lograr el salto al fútbol profesional.

El mes pasado, el Ayuntamiento de Reus también hizo público que reclama una deuda de más de 220.000 euros al club por uso de las instalaciones municipales. El consistorio denunció al club en los juzgados alegando “reiterados incumplimientos” de los acuerdos pactados.

Más información