Selecciona Edición
Iniciar sesión
Santander

Cambio radical en las cronometradas de la F-1

Los equipos se ponen de acuerdo para dar emoción al sistema de configuración de la parrilla, que eliminará uno a uno a los pilotos más lentos

Por si la Fórmula 1 no fuera ya de por sí complicada con la ingente cantidad de tecnología que rebosa, la maraña reglamentaria que la rige y la política que la atenaza, los equipos que integran el Mundial decidieron ir un poco más allá y meterle mano a la cronometrada, uno de los pocos elementos que venía funcionando hasta ahora.

Los máximos responsables de las escuderías se reunieron este martes en Ginebra, donde decidieron darle un cambio radical al sistema que hasta ahora se ponía en práctica el sábado para configurar la parrilla de salida de las carreras, el domingo. Este nuevo formato ya fue ratificado ayer por la mañana por la Federación Internacional del Automóvil (FIA), de modo que ya se implementará en la primera cita del próximo curso, programada para el 20 de marzo en Melbourne.

Además de esta modificación, la FIA también dio por buena la iniciativa que, de algún modo, destacará al piloto que mejor rendimiento ha demostrado en cada gran premio. Será una figura similar a la del MVP en el baloncesto. Los encargados de elegirlo serán miembros de Formula One Management (FOM), el promotor; las televisiones y los espectadores, que deberán votar a través de internet.

Hasta ahora, las cronometradas estaban estructuradas en tres sesiones eliminatorias (Q1, Q2 y Q3). En cada una de las dos primeras quedaban eliminados los cinco coches más lentos, mientras que la tercera definía las 10 primeras plazas de la parrilla de salida. A partir de ahora, el entrenamiento decisivo también se dividirá en tres partes bien definidas, pero el método de eliminación será distinto.

En una primera (Q1), que tendrá una duración de 16 minutos en total, todos los monoplazas irán rodando durante los primeros siete minutos. A partir de entonces, los siete más lentos irán cayendo, uno a uno, cada 90 segundos. La segunda (Q2) será de 15 minutos y estará estructurada de la misma forma. A partir del sexto minuto se irán eliminando los más lentos cada minuto y medio, dejando para la Q3 solo a los ocho pilotos más rápidos. La tanda definitiva se alargará 14 minutos. A partir del quinto, los seis más lentos irán siendo eliminados cada 90 segundos, dejando para una ronda final de minuto y medio a los dos más rápidos, los que se jugarán la pole.

Según el grupo de ejecutivos que decidieron llevar hacia delante esta iniciativa, el cambio dará como resultado más imprevisibilidad, circunstancia que, según ellos, va a favor del espectáculo. Esta modificación llega solo unos días después de que Bernie Ecclestone, el patrón del certamen, lo criticara de forma muy dura. “La mayoría de los pilotos únicamente piensa en lo que es bueno para ellos a corto plazo. Y el resultado es que la F-1 es la peor que ha habido nunca. Yo no gastaría mi dinero para llevar a mi familia a ver una carrera”, soltaba Ecclestone a principios de esta semana en el Daily Mail. “¿Qué sentido tiene? La mayoría ya sabemos que Hamilton se llevará la pole y probablemente ganará la carrera, y el otro Mercedes también subirá al podio”, añadía el octogenario británico.

“No creo que el cambio sea muy dramático. Únicamente hará las cosas un poco más impredecibles”, opinaba ayer Eric Boullier, director de McLaren, cuando se le preguntó por las consecuencias que podía llegar a tener la nueva variante. “Los pilotos tendrán más presión y menos margen de error. Si fallan en un mal momento pueden quedarse fuera. A la vez, también habrá más presión para los equipos”, añadió el francés. “Habrá veces que los Mercedes perderán la pole, y eso creo que es bueno”, zanjó Boullier.

Más información