Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El ‘mal de ojo’ de Djokovic

Nole, que renunció ante Feliciano por una infección ocular, no abandonaba un partido desde 2011

La imagen fue inusual, tanto por el hecho de ver a Novak Djokovic retirarse de una pista derrotado como por hacerlo antes de tiempo, cuando aún tenía margen de corrección y el marcador no era aún definitivo. Sin embargo, una infección ocular le impidió intentar la remontada al número uno y, por tanto, quedó apeado en los cuartos de final del torneo de Dubái, ante Feliciano López. El español, semifinalista, no pudo este viernes con Marcos Baghdatis (3-6, 7-6 y 6-1), pero hoy, el día después del adiós de Nole, todavía coleaba la marcha anticipada del serbio.

"No tenía otra elección", justificaba ayer Djokovic, que después de haber cedido el primer set ante el toledano en 33 minutos (6-3) decidió renunciar al pulso. Pese a la intervención médica y el intento de paliar las molestias con un colirio, el rey de la ATP no pudo seguir peloteando. Abandonó Nole, no pudo continuar y de esta forma se vio privado de un récord histórico: disputar 18 finales consecutivas, el registro que el checo Ivan Lendl estableció entre 1981 y 1982.

El serbio se quedó a las puertas de su 18ª final seguida, la marca que fijó Lendl entre 1981 y 1982

Un día antes, Djokovic había celebrado su victoria número 700 (el récord es propiedad de Jimmy Connors, con 1254; Roger Federer suma 1.067 y Rafael Nadal 775). Nada hacía presagiar un tropiezo, hasta que comenzó a tocarse insistentemente los ojos. "Arrastraba la infección desde hace unos días y se ha convertido en una alergia severa. Me entristece marcharme así", precisó Nole, que no se quedaba sin una final desde que el curso pasado (enero) le batiera Ivo Karlovic en el torneo de Doha.

Desde entonces, una final tras otra; así hasta 17; desde entonces, inicio de 2015, solo había encajado seis derrotas; 100 triunfos en 15 meses. Tenía a tiro, además, otra marca extraordinaria: igualado con Bjorn Borg en el porcentaje de victorias (82,76%), se quedó a un paso de superar al sueco. "Estoy muy triste por terminar el torneo de esta manera. Pido disculpas a todas las personas que vinieron a ver el partido. Me disculpo con el director del torneo y los que vinieron a apoyarme", expresó Djokovic, que recibió algunos silbidos en el instante de su marcha, a los que respondió pulgares arriba.

A corto plazo, el número uno tiene por delante la eliminatoria de la Copa Davis entre Serbia y Kazajistán (del 4 al 6 de marzo) y después competirá sobre el asfalto de Indian Wells y Miami. En un principio, según comentó el propio protagonista, el problema no debería persistir. "Solo espero que este problema desaparezca en un par de días", zanjó Nole, parapetado tras unas gafas ahumadas para evitar las sobreexposición lumínica, frenado en Dubái (ATP 500) por un mal de ojo.

Más información