El Barcelona, a un paso de la vuelta récord

Si no cae ante el Sevilla, el equipo azulgrana igualaría el registro del Real Madrid de Beenhakker de 34 partidos seguidos de invencibilidad

El 3 de octubre del año pasado, el Barcelona remató 28 veces y cayó derrotado por 2 a 1 frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán. “Fuimos mejores que ellos. Pero así es el fútbol, porque a veces hemos sido inferiores al rival y no hemos perdido”, conviene el técnico Luis Enrique. No eran tiempos de vino y rosas como en el curso anterior, cuando ganaron todo lo que disputaron, sino que el equipo palidecía en las áreas, tan frágil en defensa —con goleadas ante el Athletic y Celta, que le metieron cuatro— como desafinado en el ataque, por entonces con Messi lesionado. Un día antes, el entrenador azulgrana lanzó un dardo sin destinatario claro, pero adornado con un mensaje de lo más confiado. “Hay ganas de que se tuerzan las cosas de una vez y de que esto reviente. Pero somos como el corcho: flotaremos”, señaló.

No se equivocó Luis Enrique, porque desde entonces el equipo suma 33 encuentros seguidos de invencibilidad (27 triunfos y seis empates logrados en 19 duelos de Liga, cuatro de Champions, dos del Mundial de Clubes y ocho de Copa) y está a un solo partido de igualar el récord del Madrid de Leo Beenhakker, allá en la temporada 1988-1989. Hoy el Barça recibe al Sevilla (20.30 horas. C+ Partidazo) para completar una vuelta sin fiascos e igualar a la historia.

Durante la racha, el equipo azulgrana ha logrado 100 goles y recibido 18

No parecía que el Barça fuera a entrar en combustión de esta manera. “Algunos llegaron tarde a la pretemporada, debíamos coger la forma y tenían que volver a encajar las piezas”, reflexiona Piqué. Un inicio de curso que se expresó con Ter Stegen, que en los seis primeros partidos oficiales que jugó por lesión de Bravo encajó 15 goles por 10 paradas. “Debemos defender bien cerca del área y minimizar los daños cuando nos llegue el rival”, recetó Luis Enrique. Pero tras imponerse por 5 a 2 al Rayo, el 17 de octubre, aclaró: “Nos estamos corrigiendo”.

Bravo se puso las manoplas, Piqué asumió su jerarquía en la zaga, Busquets recuperó su mejor versión, Rakitic e Iniesta trabajaron con acierto en las dos fases del juego y el tridente, con el desequilibrio de Neymar, la puntería de Suárez y las genialidades de Messi, encontró el gol. En 33 partidos han festejado 100: 36 del uruguayo, 23 de Leo y 18 del brasileño. Munir (6), Rakitic (5), Piqué y Sandro (3), e Iniesta, Alves, Adriano y Kaptoum (1), además de Westermann y David Navarro, en propia, completan la cuenta.

Reparto de minutos

“El Barça es una fiesta. Todos estamos eufóricos con el tridente, pero a sus espaldas hay que jugar de una manera muy disciplinada y la clave es Iniesta”, resuelve Beenhakker, y afirma que “Luis Enrique se lo merece por la forma en que juegan y por cómo baraja a sus estrellas”. Para eso están sus rotaciones, por más que en la línea ofensiva siempre compitan los mismos si no hay lesión o duelo intrascendente de por medio. Por lo que el Barça cuenta con 12 futbolistas que han jugado más de 2.000 minutos —desde Luis Suárez (3.450) hasta Bravo (2.160), incluido todo el equipo de gala junto a Sergi Roberto— y otros seis que sobrepasan los 1.000: Ter Stegen, Munir, Vermaelen, Bartra y Adriano, además de Arda (690) y Aleix Vidal (697), que participan desde enero, cuando se levantó el veto de la FIFA.

El Barça sigue encajando más goles que de costumbre porque suma 40, aunque durante la racha se queda en 18, que son casi los mismos que recibió el curso anterior: 21. Pero ya no hay hemorragia y los de arriba resuelven por definición. Si no caen no sólo estarán más cerca de la Liga —“sería un error grave pensar que está ganada”, dice Luis Enrique— sino que igualarían el récord del Madrid, que se quedó en 25 triunfos y nueve empates, registros numéricos inferiores. Y se jugaría en el campo del Rayo, 27 años después, ganarle a la historia.

Más información