Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los ‘dardos’ de Cristiano Ronaldo

No es la primera vez que el '7' expresa su malestar. Antes ya reconoció su "tristeza", manifestó ser envidiado por ser "rico y guapo", y denunció una persecución tipo "Misión Imposible IV" tras un clásico

Las declaraciones que efectuó Cristiano Ronaldo tras la derrota del Real Madrid ante el Atlético (0-1) levantaron una gran polvareda en el Santiago Bernabéu. El delantero portugués, referente del equipo blanco, compareció en la zona mixta del estadio y denunció una conspiración mediática contra él, a la vez que deslizó una frase que se interpretó como una crítica hacia sus compañeros e hizo prender la mecha: "Todos dicen que Cris está mal, pero veo la temporada de los que dicen que son los mejores y me veo cerca de ellos", se arrancó el 7 blanco; "en la Champions no veo a nadie cerca de mí. Me molesta porque esto parece una persecución contra mí. Dicen que como yo he bajado mi nivel baja el nivel del Madrid. ¡Si todos estuviesen en mi nivel a lo mejor estaríamos primeros en la clasificación!".

Cristiano trató luego de matizar su mensaje y se puso en contacto con varios medios para corregir sus palabras: “No me creo mejor que nadie. Me refería a la parte física y a las lesiones. No quise ofender a mis compañeros”, agregó el atacante, que previamente también había lanzado un dardo al criticar la planificación del club en el proceso preparatorio del verano. “No sé si fue por una mala preparación en la pretemporada”, dijo, “o si ha sido por una mala preparación posterior, lo cierto es que estamos teniendo muchas lesiones y eso perjudica al equipo. Principalmente en los partidos fuera. Y nos pasa factura. Estamos muchos puntos atrás de nuestros principales rivales y la Liga está prácticamente perdida. Es imposible”, denunció.

El mensaje de Cristiano corrió como la pólvora. Pero, figura de jerarquía en el vestuario, no es la primera vez que el luso expresa su malestar y genera un incendio mediático. En septiembre de 2012, por ejemplo, ya puso en jaque a la directiva del Madrid después de firmar un doblete en la Liga contra el Granada. "No celebré los goles porque estoy triste. No voy a decir el motivo. No sé si durará mucho o no", expuso de forma enigmática. "La gente del club sabe por qué. Es a nivel profesional. Yo no puedo decir nada más", indicó.

Un año antes, Cristiano también disparó con bala después de un duelo europeo en Zagreb, donde recibió entradas duras por parte de los rivales y fue silbado por los aficionados croatas. "Yo creo que por ser guapo, rico y un gran jugador las personas me tienen envidia", señaló; "antes de los partidos los árbitros dicen que van a proteger a los jugadores con más habilidad, pero cuando juego no me protegen nada. A algunos... fantástico, no les pueden tocar, y a mí me tienen que dar un palo... no entiendo, no entiendo".

Y tampoco se mordió la lengua en mayo de 2011, cuando el Madrid fue eliminado por el Barcelona en las semifinales de la Liga de Campeones. Entonces cargó contra la actuación arbitral. "Esto era Misión Imposible IV", comparó; "Sabíamos que iba a pasar esto. Estamos acostumbrados después del primer partido. El gol de Higuaín era legal, después hubiéramos tenido un partido otra vez abierto... Pero tenemos que vivir con estas cosas. El gol del Pipa es legal. Podría haber cambiado el partido, pero el señor árbitro no quiso”.

Más información