Selecciona Edición
Iniciar sesión

Messi y su evolución como ‘francotirador’

El delantero del Barcelona ha marcado 16 goles en 198 lanzamientos en la Liga, lo que le da un 8,1% de efectividad. Este año suma seis tantos en esta suerte

—“¿Qué maqui, cómo lo ves?”, le preguntaba Xavi, ahora en Qatar, justo antes de tirar una falta.

—“Espera a ver cómo se coloca la barrera. Sí, me gusta, la tiro yo”, solía responder Messi.

Ahora Leo también se tapa la boca para que no se lean sus palabras, pero su compañero de lanzamientos es Neymar, a quien le deja más disparos que en su día a Xavi. Pero la puntería de Messi está mejor que nunca.

Frente al Sevilla hizo su sexto gol de falta de la temporada. Su mejor registro, porque hasta ahora y desde la 2012-2013, estaba en cuatro. Fue precisamente aquel curso cuando decidió mejorar en la faceta de francotirador. Le pidió a su amigo Pinto que se pusiera bajo palos tras los entrenamientos para practicar. Una costumbre que en ocasiones retoma ahora cuando hay una pequeña charla del cuerpo técnico o se dan unos segundos para refrescarse. “Claro que me gustaría lanzar, pero en este equipo hay especialistas que la ponen donde quieren, como Neymar y sobre todo Messi”, dice Rakitic, otro buen lanzador del Barcelona.

Aunque su relación con las faltas empezó casi de forma fortuita. Fue en 2008, cuando los que chutaban eran Márquez, Henry y Xavi. Pero ese día de octubre, ante el Atlético y su portero Coupet, tiró de pillería porque mientras este ponía la barrera, lanzó suave al no haber pedido la barrera. Un estreno que aliñó en los dos años siguientes con dos goles más de falta; tres en la 2011-2012. Tras la buena cosecha de cuatro a la siguiente temporada, bajó a tres en la 2013-2014 y en el año anterior se quedó en una. Pero ahora ha eclosionado, con tres tantos al Sevilla (dos fueron en la Supercopa de Europa) y otro al Celta, Espanyol y Deportivo. No hay nadie mejor que él este año, sólo igualado por Willian, medio del Chelsea.

Hasta la fecha, Messi ha metido los goles de falta de todos los colores, con un 8,1% de efectividad en la Liga (16 de 198) y un 3,4% (2 de 58) en la Champions, aunque su lanzamiento predilecto es por encima de la barrera, cerrando el efecto de dentro para fuera. También los ha metido por debajo del muro como hiciera en su día Ronaldinho —ante el Athletic y hasta con Argentina en un duelo contra Uruguay; golpeo que también probó sin éxito ante el Arsenal la semana pasada— y con un centro chut cuando Courtois, entonces portero del Atlético, ponía de nuevo la barrera. Frente al Sevilla añadió el repertorio con un golpeo desde el vértice derecho del área, de dentro a fuera y por toda la escuadra. Uno más para su colección, que ya es de 22 goles durante su carrera.