Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Zidane: “Nuestro problema es la actitud, hay que meter la pierna”

El entrenador del Madrid vuelve a criticar a los jugadores por la falta de entusiasmo con la que jugaron el derbi. El técnico resta importancia a las palabras de Cristiano

Zinedine Zidane volvió a acusar a los jugadores del Real Madrid de falta de actitud. Probablemente, la peor crítica que se le pueda hacer a un profesional. Lo hizo el sábado después del derbi y lo reiteró este mediodía. “Nosotros estamos muy bien físicamente", señaló el técnico, cuando le preguntaron por qué su equipo corrió 11 kilómetros menos que el Atlético a pesar de haber tenido toda la semana para prepararse frente a un rival que venía de jugar la Champions el miércoles. "Para mí no es una cuestión física", se defendió, reivindicando su labor. "No perdemos contra el Atlético por eso. Que ellos pueden correr más es un dato. Pero para mí físicamente estamos bien. Esto es otra cosa".

"Cuando tenemos un balón dividido tenemos que meter la pierna", señaló. "Tienes que ganar los duelos. Cuando pierdes más duelos que el contrario seguramente vas a perder el partido. Y nosotros perdimos muchos duelos contra el Atlético. Fue un problema de actitud y tenemos que evitar que vuelva a pasar. Nada más. Pero físicamente veo al equipo mejorando. Y vamos a mejorar”.

La primera derrota de su trayectoria como entrenador en Primera División colocó a Zidane en un escenario nuevo. Antes de encabezar la delegación que viajará a Valencia a enfrentar este miércoles al Levante (20.00 horas, Partidazo) el técnico ofreció una conferencia aparentemente tranquila. Su expresión corporal sigue siendo la misma. Es cordial. Sonríe. Se muestra elegante y educado. Nada ha cambiado en él salvo algunas notas en su discurso, siempre un punto naïve. La nota más alterada fue la crítica a sus jugadores, a los que responsabilizó de la derrota ante el Atlético (0-1). Zidane salvaguardó así su trabajo de preparación física del mes de enero, cuando las fuentes oficiales del club indicaron que pretendía realizar "una pretemporada" en pleno invierno. Los resultados, si existen, no se perciben.

El entrenador comentó que Cristiano dio explicaciones a sus compañeros después de que, en la noche del derbi, declarase que si todos estuvieran a su nivel el Madrid iría primero. Aparentemente, resultó un desprecio hacia la plantilla y una exaltación egomaníaca. Zidane informó de que el portugués se reunió con el equipo para zanjar el asunto. “Cristiano ha hablado con todos”, dijo el técnico. “Conmigo y con todos. Eso forma parte del pasado. Ya sabemos la importancia que tiene Cristiano y todos estamos con él. El tema está arreglado. Lo más importante es lo que tenemos por delante. Esto lo tenemos que arreglar dentro del vestuario. No fuera”.

Zidane avisó que Borja Mayoral, goleador del Castilla, entrará en la segunda convocatoria consecutiva en reemplazo de Benzema, que sufre una lesión muscular. En relación a las bajas, el francés dijo que Modric tiene un hematoma en un pie que le apartará del viaje a Valencia, junto con Carvajal y Ramos, ausentes por sanción. Zidane celebró que Gareth Bale hubiera completado la sesión de entrenamiento por primera vez desde que se rompió contra el Sporting: “Espero que pueda estar contra el Celta este fin de semana”.

“James está haciendo su trabajo”, dijo el entrenador, cuando le pidieron explicaciones por el bajo rendimiento del colombiano, pitado por el público y señalado por la directiva. “Él está intentando hacer lo máximo con el equipo. Con todos. Está entrenando bien. Cuando no te salen las cosas es así. No hay que culpar a nadie. Yo no lo voy a culpar. Él a veces hace cosas buenas. Lo que tiene que hacer es tener más continuidad. Pero no solo él. Todo el equipo. Es fácil señalar a James o a otro. Aquí estamos todos en el mismo barco y nadie saltará del barco. Mientras yo sea el entrenador siempre vamos a luchar”.

El tono infantil de Zidane resulta encantador, pero no queda claro si es preconcebido o natural. “No sé lo que pasará dentro de tres meses”, comentó, cuando le preguntaron por su futuro, vinculado por contrato al Madrid hasta 2019. “Solo sé que soy responsable del partido de mañana. Lo importante es el día a día. Y la verdad es que estoy muy a gusto con lo que estoy haciendo. Muy contento. Estoy trabajando y mejorando. Esto es lo más importante. Cuando llegué aquí hace dos meses todo era bonito. Ahora todo es negro. Entiendo la preocupación pero no es mi preocupación. Mi preocupación es seguir trabajando con los jugadores porque ellos lo van a sacar adelante. Todos lo vamos a sacar adelante. Lo sé”.