Cinco motivos por los que la liga mexicana es mejor que la MLS

El fútbol en EE UU avanza pero pese a todo sigue siendo superado por el mexicano, donde hay más afición y mejores jugadores

Las diferencias futbolísticas entre México y Estados Unidos se han reducido en los últimos años, sobre todo a nivel de selecciones. Pero a nivel de clubes, la Liga mexicana sigue manteniendo una superioridad sobre la Major League Soccer (MLS) que ha quedado demostrada no sólo en enfrentamientos directos, sino en la proyección internacional de cada liga.

El torneo mexicano se sitúa en el lugar 20 de la clasificación mundial de clubes del año 2015 que realiza la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS por sus siglas en inglés). Perdió siete lugares con respecto al año anterior, pero sigue siendo la mejor de su confederación. Entre los mejores 40 lugares que publicó el organismo no aparece Estados Unidos.

A continuación, una serie de factores en las que la liga mexicana supera a la estadounidense:

Plantillas: A pesar de los fichajes bomba en la primera división del país norteamericano y de la compra de varios equipos por parte de empresas con un poder económico superior a los demás, la liga estadounidense tiene una marcada diferencia entre los equipos titulares y los suplentes. Su “fondo de amario” es menor que el del fútbol mexicano.

Un ejemplo es el Toronto FC, equipo que contrató al italiano Sebastián Giovinco y al español Andoni Iraola pero que carecía de jugadores de un nivel parecido al de sus refuerzos. En la liga mexicana, equipos que incluso pelean por el descenso, como el Veracruz, son capaces de conformar equipos competitivos. Durante 2015, el equipo del puerto llegó a ser el tercer clasificado del torneo.

Afición: El fútbol es el deporte nacional mexicano. Ningún otro compite en popularidad. Es parte de la cultura nacional. En cambio, en Estados Unidos el soccer es un deporte minoritario, superado ampliamente por el béisbol, el baloncesto, el fútbol americano e incluso por el mismo fútbol femenino. Sin embargo, la asistencia promedio a los estadios es apenas superior en México que en Estados Unidos. Ambos se ubican entre las ligas con mejores entradas en el mundo, en cuarto y séptimo lugar, respectivamente.

Valor económico: la Liga MX supera por lejos los valores en el mercado internacional a la MLS. Según el portal Transfermarkt, la totalidad de los equipos y jugadores del torneo mexicano (un aproximado de 612 millones de dólares) es del doble que el estadounidense (casi 306 millones).

Los refuerzos: A pesar de que a la MLS llegan grandes figuras internacionales venidas del fútbol europeo, la realidad es que llegan en sus últimos años de carrera, más que por un reto deportivo, para asegurar su futuro con los contratos que les ofrecen.

Los últimos dos fichajes más importantes de la MLS (Steven Gerard y Andrea Pirlo) llegaron con 35 años, al igual que Raúl González, David Villa y, en su momento, Thierry Henry y David Beckham. El caso de Giovani Dos Santos (26 años) fue una excepción más que una regla.

El fútbol chino, con sus fichajes millonarios y contratos de más de seis cifras, amenazan con desplazar a la MLS como el nuevo destino de jugadores que están cerca de retirarse pero quieren seguir sumando dinero a sus arcas.

En cambio, el fútbol mexicano ha reclutado jugadores que le suman prestigio a la liga y benefician la competencia local. El caso de André-Pierre Gignac, seleccionado de Francia, y jugadores de menor perfil pero de gran calidad, tales como Agustín Marchesín, Omar González (que viene precisamente de la MLS), Guido Pizarro, Lucas Zelarrayán y Franco Jara, dan muestra de una competición que cada vez es más pareja y donde cada vez más equipos pueden ser campeones.

Competiciones internacionales: una de las maneras más fáciles de comparar ambas ligas es en los enfrentamientos directos y en el desempeño de los clubes en las competiciones internacionales en las que participan. La Liga de campeones de CONCACAF, antes copa de campeones, donde se enfrentan los mejores de la confederación y se entrega un boleto al Mundial de Clubes, es una competición que sólo ha visto campeones a equipos mexicanos en los últimos 10 años. La última vez que un club de otro país ganó fue en 2005, cuando Saprissa de Costa Rica se coronó frente a Pumas. Para ver a un equipo estadounidense levantar un trofeo internacional, tenemos que remontarnos al año 2000, cuando el Galaxy de Los Ángeles venció al Olimpia de Honduras.

En Copa Libertadores, torneo organizado por otra confederación (Conmebol) a la que México es invitado, los resultados han sido positivos. Tres equipos han llegado a la final y otro par ha disputado las semifinales. A pesar de no haber ganado la máxima competición de América, la imagen del fútbol mexicano es respetada en el sur del continente.

Fue en la Copa Sudamericana, competición en la que México ya no participa, donde Pachuca se coronó en el año 2006, el éxito internacional a nivel de clubes más importante hasta ahora.