La furia de Cristiano Ronaldo

El portugués responde a los pitidos de la grada con un póker de goles, tira del equipo y supera a Zarra

A Cristiano Ronaldo no le acabó de convencer lo que estaba escuchando este sábado en el Bernabéu. Perdía el balón y el público pitaba. No una, sino dos, tres veces. Las que hacían falta. No perdonó ni media ayer la afición que colgó una pancarta en el Fondo Sur que ponía: “Para llevar este escudo hay que sudar la camiseta”. Nadie se salvó, ni siquiera el capitán Sergio Ramos. Por eso, antes de que se desatara cual vendaval y acabara con el Celta en siete minutos, Cristiano se giró hacia la grada mano a la oreja.

Acababa de marcar el primero (de sus cuatro) golazos de la noche. Chutó desde fuera del área, la pelota cogió un efecto de arriba abajo que superó a Rubén, el guardameta del Celta. Cristiano, que siempre corre hacia la esquina, se para y abre los brazos para escuchar el ya habitual siuuuuuuu con el que el público celebra sus goles, se tomó su tiempo y corrió despacio hacia el córner con la mano a la oreja. En plan: ‘no os escucho pitar ahora’.

Yo le veo meter goles y estoy feliz. Conocéis a Cristiano, es capaz de meter cuatro y hay pocos que sepan hacer eso. Yo, por ejemplo, no sé qué es meter cuatro goles en un partido, nunca conocí esa sensación. Él es único y estoy contento”, dijo Zidane en la rueda de prensa, incapaz, eso sí, de explicar la diferencia de actitud de su equipo en la primera y en la segunda parte.

El golpeo de Cristiano es ingeniería. Sólo lo tiene él. Yo no golpeaba tan bien desde lejos"

ZIDANE

Feliz también y reconciliado con la grada después de su póquer de goles terminó Cristiano Ronaldo el partido. Con sus cuatro tantos ante el Celta, el portugués iguala a Alfredo Di Stéfano con 145 goles en el Bernabéu en Liga. Supera, además, a Zarra con 252 goles en Primera División y se convierte en el segundo máximo goleador de la Liga (por delante tiene a Leo Messi con 305). Los 252 tantos, el portugués los ha anotado en 228 partidos. Ya lleva 352 en 335 encuentros con la camiseta del Madrid. Su media goleadora es extraordinaria.

“Los pitos forman parte del fútbol. El público del Bernabéu es exigente. Es bueno para mejorar”, comentó el técnico del Real Madrid al que le preguntaron cómo definiría el golpeo de Cristiano que volvió a sorprender al portero del Celta con un golazo de falta. Se acercaron Casemiro y Pepe, pero el portugués apartó a todos. La pelota cogió un efecto extraño. “¡Su golpeo es ingeniería! Sólo lo tiene él. Yo no golpeaba tan bien desde lejos”, confesó Zidane.

Cristiano respondió de la mejor manera a los pitos del público y dio la cara después de una semana polémica. La derrota en el derbi, sus declaraciones posteriores y el mal partido (pese a la victoria) contra el Levante, dejaron un ambiente enrarecido. Como si el equipo se estuviera desmoronando.

Con un once plagado de suplentes –el portugués jugó anoche escoltado por Lucas Vázquez y Borja Mayoral-, Cristiano dijo aquí estoy yo. Después de los dardos, los goles. La mejor noticia para el Madrid tres días antes de recibir a la Roma en la vuelta de los octavos de Champions. Son 39 los goles que suma Cristiano en lo que va de temporada. Es el único futbolista de la plantilla que lo ha jugado todo: suma 3.149 minutos entre Liga y Champions. Solo descansó en Copa y dos minutos en el Olímpico de Roma.

Más información