Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El tridente se pone a 100

Con el gol de Luis Suárez y el doblete de Messi, la delantera del Barcelona alcanza el centenar de tantos en esta temporada

Suárez, en el disparo de su gol. AP

Cuando Luis Suárez remató a la red tras dejar atrás a dos rivales, puso el contador de goles del tridente a 100 (de los 135 del equipo azulgrana). El uruguayo sumó su tanto 42, por los 35 de Messi y los 23 de Neymar. El curso pasado, alcanzaron los 122 y si siguen la actual tendencia podrían batir la marca más pronto que tarde.

“Hay poco más que decir sobre ellos”, expresó Piqué; “están llevando todos los récords al límite, a extremos impensables. Tenerlos en el equipo es un placer y un orgullo”. Suárez consiguió marcar después de tres partidos de sequía —“es el mejor 9 del mundo”, le definió Jordi Alba—, y Messi confirmó su gran momento en lo que va de 2016; ya lleva 22 goles, tres más que en las mismas fechas de 2012, el año que se elevó hasta los 96. Con sus dos dianas en Ipurua, Messi también se convirtió en el primer jugador de la historia que marca un mínimo de 20 en la Liga en ocho cursos.

De la sanción de Neymar a la de Mascherano

Mascherano sumó la quinta tarjeta amarilla y no podrá jugar por sanción ante el Getafe. “No busqué la amarilla”, terció el argentino cuando se le preguntó si los jugadores fuerzan la suspensión cuando le conviene al equipo. Ahora es Suárez el que está a una tarjeta del castigo.

Algo parecido pasó en Vallecas. El amonestado y sancionado fue Neymar, que obtuvo permiso del club para viajar el sábado a Brasil y celebrar el veinte cumpleaños de su hermana Rafaella Bekram. Neymar tiene previsto regresar el martes. La plantilla se entrena hoy y presumiblemente dispondrá de fiesta el martes y el miércoles.

A pesar de la goleada, el partido no fue sencillo, sobre todo en la primera parte. “Tuvimos que hacer una actuación completísima”, explicó el técnico Luis Enrique; “hemos superado su presión a partir de la posición y la circulación”. Su discurso no varió y se mostró tan prudente como de costumbre: “No nos distraeremos antes de tiempo. Quedan 30 puntos”.

El buen estado de forma de la plantilla es una de las fortalezas del equipo, que ya lleva 36 partidos sin perder y sigue ampliando el récord de invencibilidad, que hasta ahora era de 34, del Madrid de Leo Beenhakker en la temporada 1988-1989. “Si hubiéramos estado a otro nivel, habríamos sufrido mucho. Pero al equipo no le falta jamás la ambición”, sentenció el técnico.

En la misma línea se expresó Mascherano: “La motivación es seguir liderando la tabla. A partir de ahora los equipos se juegan las cosas importantes y tendremos que apretar”. El argentino, que negó haber buscado la tarjeta amarilla —cumplirá sanción ante el Getafe—, reivindicó el estilo de juego: “Jugar así te acerca a la victoria, pero no te asegura nada”.

Elogios de Mendilibar

José Luis Mendilibar, entrenador del Eibar, aceptó la derrota: “El juego del Barça no sorprende porque son los únicos que lo hacen. No fallan ningún control ni ningún pase”. Y reivindicó las cualidades azulgrana más allá de la posesión: “Lo asombroso es su forma de actuar defensivamente. Pueden defender con seis o siete porque son muy buenos; les sobran los tres de arriba”. El técnico se relajó cuando apuntó entre sonrisas a “alguna ayudita arbitral” como parte del mérito del Barça. “Las normas no se aplican de la misma manera. Qué se le va a hacer”, se lamentó, en referencia a las manos de Ramis dentro del área, que Messi convirtió en gol. Fue de penalti para maquillar la estadística —nueve tantos de 19 lanzamientos— y para evidenciar la salud de un tridente que ya está a 100.